Cloud

Claves para migrar a la nube con éxito

Escrito por Redacción TICbeat

Muchas empresas darán el salto a cloud este año. Para afrontar este proceso es preciso hacerlo de manera progresiva y con el asesoramiento de profesionales.

Cloud computing o el modelo de suministro en la nube sigue ascendiendo peldaños poco a poco. Si ya 2012 supuso, según la consultora IDC, un punto de inflexión en lo que respecta a su adopción por parte de las organizaciones españolas, con el 29% de las entidades que lo habían adoptado, este año 2013 este modelo ya estará presente en el 54% de las empresas.

¿Por qué este auge? Sin duda, el contexto económico continúa siendo uno de los principales motores del modelo. Cloud permite a las empresas ser mucho más ágiles en su negocio, ganar en velocidad a la hora de implantar proyectos, minimizar los riesgos al eliminar las inversiones iniciales en TI y las relaciones contractuales a largo plazo, así como asegurar la capacidad de adaptarse a las necesidades del mercado. Todo ello permite a las empresas afrontar el futuro en mejores condiciones competitivas que el modelo tradicional.

Un salto progresivo

No obstante, como en todo, para dar un salto adecuado a la nube existen determinadas buenas prácticas que es recomendable seguir. Desde Arsys, compañía experta en el ámbito de cloud computing, explican que es recomendable afrontar la migración a la nube “de manera progresiva, contando con el asesoramiento de profesionales, así como realizar una primera aproximación con una solución de prueba, que nos permita comprobar por nosotros mismos todo lo que cloud supone en cuanto a facilidad de gestión y eficiencia de los recursos”.

Además, en muchos casos las empresas cuentan ya con su propia infraestructura y es mejor ir paso a paso, de forma que se integre correctamente la infraestructura propia con la versatilidad del este modelo y, si así se considera, incluso poder reutilizar el hardware ya adquirido por la empresa con anterioridad.

¿Qué servicios podemos llevar a la nube?

En la actualidad, prácticamente cualquier servicio de TI que las empresas ponen en marcha para sus diferentes públicos internos y externos puede llevarse a la nube. “Hay empresas que llevan a cloud sus plataformas web y de correo electrónico, almacenamiento, colaborativas, aplicativos de negocio como service desk, ERP, CRM, contabilidad…”, indican desde Arsys. Y en todo ello, añaden los expertos, las empresas deben ser conscientes de que cloud computing, por sus características (autoservicio bajo demanda, accesible por redes, mecanismos y dispositivos estándares, conjunto de recursos compartido asignable dinámicamente, elasticidad instantánea, recursos monitorizados y medidos…) abre nuevas posibilidades a las empresas al permitirles acceder a soluciones tecnológicas hasta ahora reservadas a grandes organizaciones”.

Por ejemplo, contar con entornos diferenciados para desarrollo, pruebas y producción, tal y como recomiendan las buenas prácticas la gestión de plataformas de TI o poner en marcha un centro de respaldo.

Errores a evitar

¿Cuáles son los errores más habituales que suelen cometer las empresas cuando dan el salto a la nube y cómo pueden subsanarlos? “Realmente no se debe tener ningún miedo a la migración a la nube –afirman desde la empresa consultada–. No obstante, es imprescindible tener en cuenta que en muchos casos se trata de un proceso de gestión del cambio dentro de la organización, ya que pasan a externalizarse recursos antes internalizados”.

Por ese mismo motivo, como en todo proceso de externalización, es imprescindible establecer una relación de confianza con el proveedor cloud, dejarse asesorar por sus profesionales y conocer sus garantías y niveles de servicio. “Es necesario conocer aspectos como dónde están ubicados sus centros de datos, qué medidas y sistemas de seguridad y monitorización tiene implantados el proveedor, qué personal y niveles de soporte técnico tiene o si está disponible 24×7, con qué partners tecnológicos y certificaciones cuenta, los acuerdos de nivel de servicio (SLA), niveles de redundancia de red y conectividad, etc.”, afirman las fuentes consultadas.

En definitiva, hay que ser consciente de que la nube no es algo etéreo, sino un servicio que se convierte en realidad en las instalaciones del proveedor. Por ello, tomar la opción adecuada a la hora de elegir un proveedor de servicios cloud es esencial. “Hay que conocerle y saber cómo va a gestionar los datos de negocio que depositamos en sus centros de datos”.

Cambios en la gestión de los departamentos de TI

Optar por un modelo de nube también afectará al propio departamento de TI y a la gestión del personal de la empresa. Según los responsables de Arsys, este modelo facilita esta gestión. “Sobre un modelo cloud, hay muchas operaciones (política de copias de seguridad, migraciones, ampliaciones de capacidad, puestas en producción, configuraciones…) para las que apenas hay que destinar unos segundos, pero que antes ocupaban mucho tiempo en las áreas técnicas de las empresas”.

En este sentido es el proveedor el que asume todas aquellas complejidades que genera la administración de sistemas y red y libera los recursos de los departamentos técnicos, que así pueden dedicarse a desarrollos vinculados al core business de la empresa.

Foto cc redworm

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.