Cloud

Cinco claves para elegir proveedor de cloud computing

Escrito por Redacción TICbeat

Antes de dar el salto a la nube las empresas deben elegir qué proveedor quieren que les dé los servicios. Detallamos qué hacer para no fallar en la decisión

Son muchas las empresas que ya han optado por dar el salto a la nube. De hecho, según un reciente informe de IDC, más de la mitad de empresas españolas utilizarán este año soluciones de cloud computing con el objetivo de mejorar su productividad. No obstante, antes de abordar este nuevo modelo de suministro de TI es esencial que las compañías realicen un análisis de los principales proveedores de este mercado. ¿Cómo pueden saber que están acertando con su decisión?

En primer lugar, deben tener en cuenta un aspecto: toda relación entre una empresa y un proveedor externo debe tener como pilar la confianza. Sin ella es imposible establecer una relación de trabajo satisfactoria. No obstante, son más los aspectos en los que hay que fijarse antes de firmar un acuerdo en materia de cloud computing. Estos son los cinco principales, según recomienda Arsys, compañía experta en el ámbito de la nube:

 

Cómo es el proveedor. ¿Qué experiencia tiene el candidato en el sector en el que nos va a dar servicio en la nube? ¿Tiene solvencia empresarial? ¿Es independiente desde el punto de vista tecnológico o, lo que es lo mismo, gestiona su propia infraestructura y soluciones (algo que agiliza los tiempos de reacción ante cualquier eventualidad)? Éstas son solo algunas de las preguntas que los responsables de TI de las empresas deben hacerse antes de contratar los servicios. Nos llevarán a conocer más a fondo al candidato y nos ayudarán a tomar la decisión adecuada.

Dónde se encuentran sus centros de datos. Aunque parece algo etéreo, detrás de los servicios en la nube hay infraestructura, tecnología… y todo ello se encuentra en los centros de datos del proveedor. Es importante saber dónde están ubicados estos centros de datos ya que la legislación existente en cuanto a protección de datos personales varía en función de los países y es preciso que los datos de nuestros clientes estén protegidos por la legislación nacional.

Con qué socios tecnológicos trabaja. Los proveedores de servicios cloud trabajan con tecnología. Es, por tanto, vital, conocer quiénes son los suministradores de dicha tecnología (tanto hardware como software como redes de telecomunicaciones), ya que la calidad de ésta determina los niveles de servicio. Hay mejores y peores marcas comerciales y conocerlas es, en este sentido, importante para saber los ratios de rendimiento y fiabilidad de los servicios que contratamos.

Qué seguridad tiene. Una de las mayores barreras a la hora de dar el salto a un modelo de cloud computing suele ser el miedo a la falta de seguridad informática. Por ello, antes de apostar por un proveedor hay que saber qué sistemas tiene para detección y prevención de intrusos, personal con el que cuenta 24/7 para atender temas de seguridad, cortafuegos de que dispone en sus centros de datos, las medidas de aislamiento de hardware que sigue, etc. Siempre conviene, además, que el proveedor cuente con certificaciones de prestigio en este sentido, por ejemplo las normativas ISO 27001: 2005 para la seguridad de la información y la protección de datos o la ISO 9001 para la gestión de la calidad del servicio. No obstante, el cliente puede determinar los aspectos que considere necesarios en los acuerdos de nivel de servicio (SLA).

El personal. Aunque tenga todas las certificaciones del mundo y una tecnología de primera calidad, el personal que está detrás del servicio es determinante para la calidad del mismo. Por ello, el cliente tiene que saber cómo son los profesionales que cuidan de su información, su experiencia, cualificación y exigir una especialización en la materia.

 

Al margen de estos aspectos habrá que valorar qué solución de cloud computing que ofrece el proveedor elegido responde mejor a las necesidades del negocio: hay ofertas de infraestructura, plataforma y software como servicio. “Se trata de encontrar una nube a medida de nuestro negocio, no de adaptar nuestro negocio a la nube”, señalan expertos de Arsys. Estas mismas fuentes afirman que “sea la que sea la solución que elijamos ésta debe cumplir con las expectativas que se esperan de la nube, es decir, facilidad de uso, autoprovisión, pago por uso y monitorización del consumo, flexibilidad y elasticidad, que sea accesible vía Web…. Y, finalmente, si vemos que la nube no cumple nuestras expectativas, estar seguros de que podemos volver al modelo tradicional con facilidad, pues al igual que cloud no conlleva barreras de entrada tampoco tiene que imponer barreras de salida del modelo”.

Foto cc Elías Malaquías

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.