Big Data

¿Y quién se encarga del ‘big data’ en nuestra empresa?

big-data-personas
Escrito por Autor Invitado

Se habla mucho de ‘big data’ pero ¿quién será el profesional responsable de diseñar, implementar y ejecutar este concepto y sus tecnologías asociadas en las empresas?

Big data. No hay día que pase que no se hable del big data. Nos encontramos cientos de noticias, reportajes, análisis y previsiones en publicaciones tecnológicas de referencia, en aislados y ultraespecializados blogs sobre la ciencia de los datos, en la prensa nacional y portales digitales de información, en la televisión… Todos ellos hablan de big data. De cómo nuestra vida y nuestra empresa va a cambiar cuando se integre de manera definitiva. De los beneficios de su gestión y de la optimización de todos los datos que generamos diariamente. Se habla también de las tecnologías que lo facilitan y de las aplicaciones que tendrá en la economía pero en lo que nadie apenas repara es en el quién se va a encargar de ponerlo en práctica. ¿Quién será el profesional responsable de diseñar, implementar y ejecutar el big data?

Con el desarrollo de las redes sociales, muchas empresas no entendieron la necesidad de gestionar profesionalmente este nuevo canal de comunicación. Por ello no integraron un nuevo rol en su organización que finalmente acabó, en el mejor de los casos, en manos del “informático” y, en el peor, en las de “el más listo que sabe de ordenadores”. Un profesional que podría saber de tecnologías pero que desconocía su valor como herramienta de comunicación, marketing o ventas y de su aplicación al modelo de negocio. La demanda empresarial llegó antes de que hubiese una oferta profesional suficiente para cubrirla y esto provocó una pérdida en términos económicos y de tiempo. Finalmente apareció la figura del community manager, pero no de la noche a la mañana.

‘Data scientist’

Con el big data es difícil que ocurra lo mismo, ya que las empresas han entendido desde un primer momento el valor diferencial del uso de estas nuevas tecnologías. Sin embargo, si no nos preocupamos  sobre quién debe ocuparse de liderarlo, cuáles son las bases de conocimiento que deberá tener y las competencias empresariales sobre las que debería ejercer el líder de proyectos de big data, podríamos caer en el mismo error. Este nuevo profesional es lo que se ha venido a llamar data scientist o científico de datos.

Porque el éxito del big data, no lo olvidemos, depende de las personas y no tanto unas las tecnologías que tienen la peculiaridad de basarse en software libre y que evoluciona constantemente. La mera recolección de datos y las infraestructuras tecnológicas necesarias para su tratamiento no son un factor diferencial. Cabe recordar los planteamientos que defienden que el aumento del gasto en Tecnologías de la Información no es correlativo al aumento de la productividad si esta inversión no se sustenta en cambios organizativos, liderados por personas.

Por tanto las empresas necesitan científicos de datos, profesionales con las habilidades analíticas necesarias para convertir de manera eficiente está gran cantidad de datos en una ventaja de negocio. Se deben crear nuevos modelos predictivos que respondan a las necesidades de la empresa y así sugerir la dirección del cambio y la transformación.

Habilidades y formación

Especializar a un profesional en este nuevo entorno no se puede conseguir simplemente dando información y habilidades técnicas, sino desarrollando además las actitudes y la forma de pensar necesaria para la transformación constante del negocio. Las empresas deben entender que deben adaptar sus recursos y repensar los roles de su organización.

Anteriormente, para la gestión de la información, se desarrollaba un proceso para producir un conocimiento que se realizaba de forma compleja entre varias posiciones en la organización, pero en el momento en que el big data aparece, la complejidad se reduce y es posible concentrar el desarrollo de dicho proceso en un rol que mezcla habilidades de negocio y tecnológicas, liberando a las otras posiciones de esta tarea. Lógicamente esta posición es la fusión de varias competencias hasta ahora no exigidas en un rol específico, y que por tanto demanda una formación y una experiencia previa para abordarla con garantías de éxito.

Convertirse en un data scientist requiere comprender el papel de los datos en el negocio y el business case de big data. Sobre esta comprensión debe desarrollar actitudes y aptitudes analíticas, incluyendo entornos de computación como R o Python. Este es el núcleo de las competencias requeridas. Pero también es necesario que conozca las tecnologías de persistencia escalables actuales que van más allá del mundo relacional (NoSQL) así como los ecosistemas de proceso paralelo de datos (por ejemplo, Hadoop o Spark).También es fundamental saber cómo extraer, indexar y buscar datos en fuentes Web, estructuradas (Web of Data) o no.

Los programas de posgrado en la materia tienen que tener por tanto una aproximación integradora de todas estas competencias. La información existe, las vías para adquirir el conocimiento, también. No debería ocurrir lo mismo que con otras nuevas profesiones digitales pero según algunos datos, el número de profesionales que trabajan o se están formando actualmente en Big Data en España, ronda los 17.000, cifra todavía muy pequeña para un mercado que comienza a despuntar y para el que hay depositadas tantas expectativas económicas y de empleo en el corto plazo.

 Imagen superior: Shutterstock

 

siciliaEl autor de este artículo es Miguel Ángel Sicilia, catedrático y profesor de Computación en la Universidad de Alcalá, director del Big Data Lab de CIFF (Centro Internacional de Formación Financiera).

 

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado

  • David García

    Hola. Muy interesante el tema del BigData.
    ¿Dónde se pueden cursar estudios on-line sobre el tema? Sobre todo si hay grados online, cursos…
    Muchas gracias y un saludo.