Big Data

¿Qué es la inteligencia de fuentes abiertas?

rubicon_opening_credits_05
Escrito por Marcos Merino

La labor de ‘inteligencia’ es mucho más amplia que el espionaje: el análisis de redes sociales y hemerotecas puede desvelar también mucha información.

Cuando leemos “inteligencia” en un ámbito tecnológico, lo habitual es que a continuación le siga la palabra “artificial”, pero en ocasiones debemos manejar definiciones diferentes de la palabra. Hans Peter Luhn, el investigador de IBM que creó la expresión ‘inteligencia de negocios’, definía esta clase de inteligencia como “la capacidad de comprender las interrelaciones de los hechos presentados de tal forma que permita orientar la acción hacia una meta deseada”. Es decir, la misma que cuando hablamos de ‘servicios de inteligencia’.

Es en este contexto en el que surge el concepto de “inteligencia de fuente abierta”, al que se suele hacer referencia frecuentemente con el acrónimo ‘OSINT’ (de sus siglas en inglés: Open-Source Intelligence) y que designa a la labor de inteligencia realizada a partir de fuentes públicamente accesibles.

Es importante aclarar, en todo caso, que el término ‘fuente abierta’ no está necesariamente vinculado al código abierto (también llamado ‘open source’ en inglés). Las fuentes documentales ‘abiertas’ no tienen por qué ser de acceso gratuito ni contar con licencia copyleft: lo que las define es, según se recoge en la web de Cartograf, que “todas ellas son fuentes accesibles procedimentalmente (aunque el procedimiento sea tan poco burocrático como rastrear la web abierta), sin necesidad de subterfugios y sin necesidad de realizar o mantener conversaciones en privado ni vigilancia en el sentido detectivesco clásico”. De este modo las hemerotecas, bibliotecas o el BOE entrarían junto a redes sociales, foros y blogs en la definición de ‘fuente abierta’.

El INCIBE (Instituto de Ciberseguridad) señala algunos posibles ejemplos de la utilidad de la OSINT:

  • Conocer la reputación online de un usuario o empresa.
  • Realizar estudios sociológicos, psicológicos, lingüísticos, etc.
  • Auditoría de empresas y diferentes organismos con el fin de evaluar el nivel de privacidad y seguridad.
  • Evaluar tendencias de mercados.
  • Identificación y prevención de posibles amenazas en el ámbito militar o de la seguridad nacional.
  • Como aspecto negativo, es utilizado por cibercriminales para lanzar ataques APT y ‘Spear Phishing’.

En los últimos tiempos, la explosión de las redes sociales ha influido notablemente en el auge de la inteligencia de fuente abierta, al proporcionar una cantidad ingente de contenido generado por el usuario: las opiniones, noticias y material multimedia de millones de personas de todo el globo están ahora a un par de clicks de distancia de nosotros. El surgimiento de la tecnología desarrollada en torno al Big Data también supuesto un notable empujón para esta disciplina.

Montoro se apunta a la inteligencia de fuentes abiertas

El Ministerio de Hacienda español ha hecho saber que va a intensificar sus actuaciones para hacer aflorar la economía sumergida. La novedad es que este año anuncia -sin utilizar el término- el uso de técnicas de OSINT, puesto que hablan de hacer “frente a las nuevas formas de fraude que se producen en Internet […] mediante la captación y explotación de la información pública disponible en la red […] a través de una serie de herramientas informáticas que permitirán ordenar y sistematizar la información”. Igualmente hablan de “cruzar la información de más de 200.000 dominios” y de usar “la tecnología de las redes sociales para analizar operaciones comerciales entre agentes económicos, al objeto de identificar patrones de comportamiento que se corresponden con actividades defraudadoras“.

Vía | Bianka Hadju
Imagen | Extraída de la intro de ‘Rubicón’

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.