Big Data

El nuevo petróleo informativo del siglo XXI

Escrito por Martin Cattaneo

Paul Sonderegger, senior director, business intelligence, de Oracle, analiza el potencial del big data y cómo las empresas lo están enfrentando.

¿Qué puede enseñar el descubrimiento del petróleo a finales del siglo XIX en Estados Unidos a las empresas que esperan o quieren lanzarse al big data? Paul Sonderegger, senior director, business intelligence, de Oracle, afirma que bastante. El tiempo histórico es distinto, pero los retos y el potencial, aunque en campos diferentes, son los mismos.

Cuando aparecieron los primeros pozos de petróleo en Estados Unidos, fue únicamente una compañía la que los tenía y que por tanto los explotaba en exclusiva. Pero pocos años más tarde pasó algo inesperado: aparecieron más pozos de petróleo en Texas. Y más: fue una fiebre del petróleo en que todos intentaban encontrar pozos petrolíferos en la zona. Hacia 1911, el petróleo era una de las cosas más prometedoras, aunque sus aplicaciones estaban muy lejos de ser lo que son ahora. Todo el mundo tenía la sensación de estar ante el futuro, pero nadie había visto en realidad como aplicarlo.

La situación es similar a lo que ahora ocurre con los datos: todos saben que el futuro pasa por ahí y que el potencial es inmenso, pero aún no se ha visto completamente cómo será ese futuro. “Ahora es posible tener datos digitalizados sobre cualquier cosa”, señalaba Sonderegger sobre el escenario del Drive better business outcomes with big data and analytics, el evento con el que Oracle pretendía explicar a altos directivos el potencial del big data. “A un precio razonable y como quieras”, indicó, explicando que esta situación cambiará la forma en la que se compite o la manera de hacer negocios. “Existe una oportunidad increíble”, sentenció.

El único problema es que, aunque el potencial del big data parece claro (como sucedía en su momento con el petróleo), las empresas aún no ven el camino. El 67% de las compañías, según cifras que Sonderegger, no lo ven aún como una prioridad, el 89% se ponen a sí mismos una C (sí, un suspenso) en preparación y, el dato más notorio, el 93% creen que están perdiendo dinero porque no están preparándose para usar ya, desde ahora mismo, la información.

Los datos están ahí. A los datos estructurados de siempre, se suman los no estructurados que llegan de todo tipo de fuentes. “El 80% de la información que necesitas está no estructurada”, indica. “La mayoría de la información sobre tu compañía la va a generar alguien que no eres tú. La mayoría de los datos sobre tus productos, tu empresa, se crea fuera de tus barreras de control”. ”Hay que cambiar la filosofía”, apunta, “ese es el reto”.

Foto cc Paul Lowry

Sobre el autor de este artículo

Martin Cattaneo