Big Data

La nueva herramienta analítica de NASA convierte los datos en sonido

sound
Escrito por Mihaela Marín

El científico de NASA, Robert Alexander, no tardó más de diez minutos en consultar las cantidades de datos espaciales captados por los satélites durante un mes y lo único que necesitó fue su gran capacidad de percibir los sonidos.

Detrás de la confusión que pueda crear la relación entre la decodificación de datos (frecuentemente vinculada a las técnicas de visualización) y el sonido, hay que mencionar que en este caso se trata de un nuevo método de acceder a la gran cantidad de información obtenida por la tecnología espacial.

El sistema que convierte los datos en sonidos, conocido también con el nombre de sonificación, ayudaría a los científicos a observar con más detalle y procesar la información con mayor rapidez. Pero, lo más importante es que esta técnica podría convertirse en una forma eficiente de analizar el masivo repositorio de datos acumulado durante largos periodos de tiempo:

NASA obtiene una cantidad enorme de datos a través de sus satélites. Explorar esta gran acumulación de información puede ser difícil. La sonificación ofrece una perspectiva prometedora en comparación con las técnicas de visualización convencionales”, comenta Robert Alexander, un experto en sonificación que entrena a los heliofísicos de NASA para descifrar los sonidos de los datos captados por los satélites.

Una técnica de análisis que cambia la vista por el oído

Su peculiar método de análisis de datos ha sido publicado recientemente en una edición del Journal of Geophysical Research: Space Physics. Junto con sus compañeros de investigación recogieron los datos obtenidos por Wind, un satélite que se encarga constantemente de observar la temperatura, la densidad, la velocidad y el campo magnético del viento solar.

Este tipo de datos, además de ofrecer información muy importante sobre el flujo de partículas proveniente de nuestra estrella más cercana, también aporta un mayor conocimiento de las condiciones meteorológicas del espacio y de cómo podrían interferir con nuestra tecnología espacial. Aun así, consultar las enormes cantidades de información proporcionados por los satélites es uno de los retos más difíciles (sólo en una de sus mediciones Wind analiza el campo magnético 11 veces por segundo):

Hay una larga serie de tiempo de datos que ofrece una perspectiva increíble de los cambios del viento solar y todo el proceso a pequeña escala. Hay una gran diversidad de procesos físicos pero nos confrontamos con una cantidad de datos mayor de lo que podemos analizar”, explica Robert Wicks, un compañero de NASA que trabaja con Alexander.

En lugar de usar los métodos convencionales de visualización de datos, el grupo de científicos ha recurrido a la sonificación, una técnica que promete reducir el periodo de tiempo que normalmente lleva para estudiar los datos de los satélites. Las fluctuaciones electromagnéticas registradas por el Wind (un material que se puede pasar a formato audio) se han convertido en sonido con la ayuda de un algoritmo informático. Al final el equipo ha conseguido traducir los datos recogidos en una serie de clips de audio mediante los cuales se puede escuchar el sonido del campo magnético del sol.

La novedad de la técnica no servirá de mucho si los adeptos de este métodos no llegan a conocer cómo descifrar los sonidos. De hecho este sería el principal obstáculo que los autores de la investigación piensan que podría afectar la posibilidades de aplicación de su innovación. De momento se comprometen a demostrar que es una habilidad que se perfecciona con el tiempo continuando el entrenamiento con el equipo de NASA.

Más abajo dejaremos uno de los audios realizados a partir de los datos obtenidos por el satélite Wind. La grabación reproduce el sonido de un flujo muy rápido de plasma seguido por uno más lento provocando una onda de choque que viaja hacia el Sol.

Imagen principal

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.