Big Data

La campaña de big data que dio la victoria a Obama

Escrito por Redacción TICbeat

El big data se ha convertido en uno de los elementos clave de la campaña de Obama, siendo usado en estados clave como Ohio o para conseguir financiación record

Que el big data ha formado parte de la campaña electoral en las pasadas elecciones estadounidenses no es ningún secreto. Los dos partidos políticos han ‘perseguido’ a sus potenciales votantes en la red empleando técnicas similares a las que emplean las compañías privadas para servir publicidad y ser más efectivas, cruzando bases de datos de lo más variopintas. Pero además el big data ha ayudado a predecir – con bastante éxito – quién podría ser el vencedor de la jornada.

Además el big data ha sido en gran parte el secreto que ha empujado la campaña del candidato demócrata, Barack Obama, al éxito. Poco se sabe sobre cómo lo han hecho o que análisis han establecido y nunca será un caso de estudio, pero la revista Time ha tenido acceso a algunos de los responsables de big data del equipo de la candidatura antes del cierre de campaña. Iban a ver un poco sobre cómo trabajaban, tras prometer que no darían nombres y que no sacarían la información hasta que no se supiese a ciencia cierta el ganador.

“Vamos a medir cualquier cosa en esta campaña”, le aseguraba a los responsables de la candidatura Jim Messina, responsable de campaña, tras ser fichado, según apunta Time. El equipo de analítica multiplicó su volumen de empleados por cinco frente a los contratados en la campaña anterior (2008) y fichó a un chief scientist para dirigirlo. Así descubrieron cosas interesantes, como que por ejemplo una cena con George Clooney (y Obama, claro) era uno de los elementos que mejor servían para recaudar fondos entre las mujeres de 40 a 49 años.

El trabajo de los analistas se mantuvo en paralelo y sin mucho comentario frente al resto de trabajadores de la campaña, aunque todo el mundo sabía que estaban allí, trabajando en una habitación sin ventanas y empleando nombres en código para los temas en los que estaban.  Lo primero que hicieron fue unir bases de datos, para tener una única con toda la información. Con esta megabase, que sumaba la información que recopilaban los voluntarios con la que se había conseguido gracias al registro en la web de Obama, tenían una base de datos increíble e inmensa que permitía trabajar de forma más efectiva para llegar al votante. 

Así, pudieron alcanzar cifras muy elevadas de financiación (el reto estaba en llegar a los 1.000 millones de dólares), algo que aportó, en parte, una campaña de mailing en la que nada se dejó al aire. El análisis de los datos permitió descubrir que Michelle Obama era un gran reclamo para conseguir financiación en primavera o que a veces el nombre del responsable de campaña, el propio Messina, era más efectivo que el vicepresidente Joe Biden.

El big data también les ayudó a lidiar con los estados complicados, como Ohio. Allí, el uso de la tecnología de big data les permitió saber el estado real de la intención de voto y por tanto actuar de forma más realista.

Los datos fueron empleados también en la comunicación de campaña, siendo claves en la compra de publicidad o en la elección de soportes para lanzar el mensaje. Por ejemplo, la participación de Obama en un encuentro con los lectores de Reddit se explica ya que concentra a un elevado número de electores targert de la campaña.

Foto Casa Blanca

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.