Aplicaciones

Windows Hello permitirá que desbloquees tu equipo con el rostro, el iris o la huella dactilar

windows-hello
Escrito por Sin Embargo

Windows Hello es una aplicación que funcionará con Windows 10, el sistema operativo que Microsoft lanzará este año, y que permitirá a los usuarios de ordenadores, tabletas y PC acceder a sus equipos mediante tecnología biométrica.

SinEmbargo.- Windows Hello, una nueva aplicación que funcionará para Windows 10, el sistema operativo que Microsoft lanzará este año, permitirá a los usuarios de ordenadores, tabletas y PC acceder a sus equipos utilizando sólo el rostro, el iris o la huella dactilar. Desde Microsoft destacan las bondades de esta aplicación no solo de cara a la comodidad del usuario sino también por la seguridad que brinda, pues aseguran desde la compañía, Windows Hello es la mejor aplicación para evitar que la contraseña sea hackeada.

“El sistema permite autentificar aplicaciones, contenido de tu empresa e incluso preferencias en línea sin la necesidad de escribir una contraseña”, señala un comunicado emitido por la compañía, en el que explican que el sistema de autenticación biométrica de Windows Hello utilizará el rostro del usuario, el iris o huellas dactilares para desbloquear dispositivos por medio de un lector.

windows-hello-2

Desde la compañía de Redmond agregan que para la detección del iris o el rostro del usuario, Windows Hello utiliza una combinación de hardware y software que permite verificar con precisión que se trata del dueño del dispositivo y no una foto que trata de hacerse pasar por la persona. “Las cámaras utilizan la tecnología de infrarrojos para identificar su rostro o el iris y se puede reconocer en una variedad de condiciones de iluminación”, destacan.

Además, recuerdan que esta aplicación será de gran utilidad para los organismos gubernamentales, el ejército y empresas financieras que son especialmente vulnerables a los ciberataques y robos de información.

Microsoft nos muestra en este vídeo cómo funciona Windows Hello

Sobre el autor de este artículo

Sin Embargo