Aplicaciones

Sakenomy, la ‘app’ para los aficionados al sake

sake
Escrito por Sin Embargo

Los aficionados al sake japonés cuentan desde ahora con Sakenomy, una nueva aplicación para teléfonos inteligentes que recomienda denominaciones y cosechas además de contar con la mayor base de datos de esta bebida.

SinEmbargo/EFE.- Los aficionados al sake japonés cuentan desde ahora con Sakenomy, una nueva aplicación para teléfonos inteligentes que recomienda denominaciones y cosechas además de contar con la mayor base de datos de esta bebida. El software, cuyo nombre proviene del término japonés “sakenomi” (literalmente, beber sake), cuenta con una base de datos de mil marcas de sake y puede descargarse gratuitamente en la Apple Store nipona desde el pasado lunes en su versión iOS.

Entre las funciones que incorpora se incluye la posibilidad de que el usuario valore el sabor de los sakes que prueba de acuerdo a cuatro categorías (corpulento, ligero, afrutado y suave), y que compare su criterio con los valoraciones de otros consumidores. Esta información se incorpora en un “mapa vitivinícola”, que muestra las áreas de degustación a otros aficionados.

Asimismo, la aplicación incorpora una función de reconocimiento de etiquetas gracias al que, tras escanear el nombre, el usuario obtiene información detallada a partir de la base de datos, “la más grande de Japón”, apunta el comunicado de la desarrolladora. Esta información incluye características del sabor del sake, el área de almacenamiento, la ubicación de las productoras y detalles de la composición del producto. El software cuenta con un padrino de lujo, el exfutbolista profesional Hidetoshi Nakata, un reconocido entusiasta del sake, quien ha supervisado y contribuido al desarrollo de la aplicación, actualmente solo disponible en japonés. La desarrolladora, MTI, tiene previsto sacar una versión en inglés, planea lanzarla también en francés y en chino, y comercializará la versión nipona para los usuarios del sistema operativo Android en enero de 2015.

 

Imagen

Sobre el autor de este artículo

Sin Embargo