Aplicaciones

Hailo: meritocracia en el taxi en los tiempos de Uber

Hailo: meritocracia en el taxi en los tiempos de Uber
Escrito por Manuela Astasio

Charlamos con el director general en Barcelona de la compañía sobre sus últimas novedades y sobre la reciente polémica sobre Uber.

“Hay veces en las que hacer las cosas bien no es tan noticiable como hacerlas mal”. La frase la pronuncia Carlos Lascorz, director general en Barcelona de la aplicación para taxis Hailo, al término de una entrevista con TICbeat sobre el primer año en España de esta plataforma, en la que ha resultado inevitable preguntarle por la polémica desatada por el servicio de viajes compartidos uberPOP, de Uber.

Disponible para iOS y Android en 15 ciudades del mundo, Hailo es definida por sus responsables como la evolución natural de ese movimiento que hacemos con la mano en la calle para pedir un taxi. La aplicación traslada dicho gesto a la pantalla del smartphone, desde la que, promete Lascorz, cuesta muy pocos toques de dedo conseguir un taxi cerca de donde estemos, saber quién lo conduce, cuál es su número de matrícula y qué puntuación le concede el resto de pasajeros, así como seguir su recorrido hasta que venga a recogernos.

Esta experiencia une a viajeros, a quienes se les aporta “mayor control y usabilidad”, además de ventajas como más modalidades de pago o mayor facilidad para recuperar un objeto que se pierde en un taxi, y a taxistas. “Los clientes pueden puntuar a los taxistas y los taxistas pueden puntuar al cliente, con lo que añadimos meritocracia al sector. No somos más que una comunidad que busca una experiencia excelente”, describe Lascorz, que comenta que su equipo ya ha dejado de trabajar con algunos taxistas y clientes responsables de incidencias.

El director general de la compañía en Barcelona está plenamente convencido de la calidad de la experiencia de usuario en Hailo, pero afirma que esta app no ha conseguido tanta notoriedad como uberPOP porque “no ha roto”, dice, “la ley”. Los conductores de Uber, que no pagan licencia ni son taxistas profesionales, se enfrentan en ciudades como Madrid a multas de hasta 18.000 euros.

Nuevos pasos hacia el público business

Hailo llegó hace poco más de un año a España, donde ya opera en Madrid, Barcelona y algunos puntos de sus zonas metropolitanas a través de 4.000 taxistas (entre todos los países en los que opera suman 53.000). La tasa de repetición entre sus usuarios, tanto pasajeros como taxistas, es muy alta, asegura Lascorz, pero todavía no hay fecha prevista para su expansión en nuestro país. “El primer año ha sido para aterrizar, lo pensaremos una vez veamos que estamos consolidados”, resume.

El equipo de Hailo tiene entre manos dos novedades, que acercan su app al público de negocios, usuario más frecuente de taxis que el resto, en especial, reconoce Lascorz, desde el comienzo de la crisis. El primero de estos avances es un acuerdo con Iberia Plus, que ya es operativo, gracias al cual los usuarios de Hailo podrán canjear sus carreras en la app por puntos de Iberia. El segundo consiste en ofrecer un servicio de factura resumen cada mes para autónomos y empresas, que posibilitará ordenar su partida presupuestaria para taxis y hacerla más eficiente.

Nacida en un taxi

La aplicación nació en 2011 en Londres, de la mano de tres emprendedores del mundo de Internet y tres taxistas, un gremio al que la app, apunta Larcorz, ha tenido siempre muy en cuenta, “cuidando los aspectos de su día a día”, como sus necesidades de gestión o de comunicación con otros compañeros, a diferencia de otras aplicaciones de transporte que, como indica, “se han fijado más en los viajeros”.

Además de esa evolución en el acto cotidiano de llamar un taxi, Hailo representa, también, un paso adelante respecto a las emisoras de taxis. “Elimina el gasto fijo que para el taxista supone comprar una emisora, puesto que éste puede trabajar con Hailo desde su smartphone y solo nos paga en función del trabajo que realiza”, señala. Los taxistas que trabajan con la app pagan una comisión del 10% por carrera; en el caso de las emisoras, éstas facturan a los conductores una cuota mensual que puede estar en torno a los 140-160 euros.

Por esa compenetración con el gremio de taxi que marca a Hailo desde sus inicios, a Lascorz no le cuesta nada defender a los taxistas cuando se dice, como ha sucedido alguna vez en la vorágine mediática desatada por uberPOP, que son tecnófobos. “En general, los taxistas están a la última en innovación. El móvil siempre les acompaña, y usan desde hace tiempo Zello (una app de walkie-talkie), WhatsApp, aplicaciones para saber cuándo llegan los vuelos…”, enumera. “El taxista se está adaptando, pero adaptarse a las nuevas tecnologías no implica no cumplir con la legalidad”, recuerda, “todos debemos cumplir con las mismas reglas del juego”.

Foto cc: Jon Russell

Sobre el autor de este artículo

Manuela Astasio

Soy una periodista especializada en nada, que ha pasado por Deportes, Agroalimentación, Cultura y por la delegación de Efe en México DF. Ahora me toca hablar de nuevas tecnologías y redes sociales, cosa que hago con mucho gusto y un poco de cinismo.

  • Hailo está muy bien, pero ¿Cuánta pasta ahorras al final con estas Apps? Sí, ganas en comodidad pero todo la reducción de coste para el taxi se lo queda el taxista… y la compañía.

    En Uber o Cabify, al menos parte de esa reducción acaba como ahorro de los consumidores. En un estudio que hemos hecho, http://consejos.ahorro.net/infografia-taxi-vs-uber-vs-cabify-cual-es-mas-barato/ , vemos que en Madrid, con uber te ahorras un 30% y con Cabify un 20%, una diferencia muy pequeña en muchos casos.