Aplicaciones

Facebook lanza Rooms, una ‘app’ social basada en tableros de mensajes temáticos

facebook-rooms
Escrito por Elías Notario

Después de los fiascos de Paper y Slingshot, la red social Facebook continúa persiguiendo su objetivo de crear otro gran producto social, ahora con Rooms, una ‘app’ que permite crear salas temáticas donde los usuarios interactúan compartiendo textos, imágenes o vídeos

Facebook insiste en su empeño de crear otro producto social de grandes proporciones. En los últimos tiempos lo han intentado varias veces sin mucho éxito, por ejemplo con Paper primero y Slingshot después. Ahora vuelven a la carga. Lo hacen con Rooms, una aplicación móvil que permite a los usuarios crear salas temáticas donde podrán interactuar compartiendo textos, imágenes o vídeos.

La misma, al igual que las dos mentadas anteriormente, sale de la división Creative Labs de Facebook, su desarrollo ha estado capitaneado por Josh Miller, fundador del sitio Branch que los de la red social compraron en enero, y se sustenta en tres pilares: uno, cierto grado de anonimato, en el sentido de que no es necesario utilizar nombres reales para participar sino que se puede hacer con seudónimos; dos, enfoque completamente móvil; tres, todo gira en torno a comunidades basadas en intereses y no alrededor de grafos sociales ya creados (de Facebook, la libreta de contactos del smartphone etc).

Pero ahondemos un poco más en la herramienta en sí. Poniendo el foco en eso, el puro funcionamiento, como decíamos en Rooms los usuarios pueden crear salas sobre cualquier tema determinado por quien las lanza, en las que se interactúa a través de mensajes de texto, imágenes o vídeos, e invitar a otros usuarios a unirse a ellas para participar, bien bajo el nombre real o con el seudónimo que se quiera (cabe la posibilidad de usar un seudónimo diferente en cada una de salas donde se participe).

Por otro lado, hasta cierto punto las salas son personalizables por los creadores (cambiarles el color, darles un nombre y descripción, ponerles determinada imagen de fondo…), y además pueden fijar mensajes, configurar permisos de los miembros, expulsar a usuarios, y establecer reglas por las que se rigen las salas así como límites de edad y si las personas pueden vincular el tablero en la web.

Cerrando el círculo, mención aparte merece el sistema de acceso a las salas. Y es que en Rooms, no hay ninguna fórmula para descubrirlas y la única manera de entrar a ellas es mediante invitación en forma de una imagen con código QR. Afinando más, cada “habitación” tiene un código QR único, que digamos hace las veces de “llave de la puerta de la habitación”, los cuales se pueden compartir con personas determinadas o públicamente (en alguna red social por ejemplo). Le lleguen directamente o se los encuentre por ahí, el usuario tiene dos opciones para acceder a las salas: una, guardar las imágenes de sus códigos QR en la galería de imágenes del teléfono, con lo que al abrir la app esta las detectará y le agregará a las salas correspondientes, y dos, a través de una opción de la aplicación que permite seleccionar imágenes de código QR.

Y esto es todo lo que os podemos contar de momento de Rooms, básicamente porque no hemos podido probarla (sólo hay versión iOS y sólo está disponible en EE UU, Reino Unido y algún otro país de habla inglesa). Esperamos poder meterle mano no tardando mucho y contaros por aquí nuestras conclusiones.

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com