Aplicaciones

Bumble, la competencia de Tinder creada por varios de sus exejecutivos

bumble1
Escrito por Elías Notario

A Tinder le ha salido otro enanito. Se llama Bumble, lo han desarrollado tres de sus exejecutivos y prometen promover una comunidad segura y respetuosa.

A Tinder, una de las aplicaciones de ligoteo más populares actualmente, le acaba de salir otro enanito: se llama Bumble. La publicación TechCrunch apunta que su lanzamiento oficial se producirá el 1 de diciembre, y entre otras cosas tiene de especial que ha sido desarrollada por exejecutivos de Tinder, entre ellos Whitney Wolfe, quien los denunció por acoso sexual y discriminación en el trabajo (los otros dos son Chris Gulczynski, exdirector de Operaciones, y Sarah Mick, exvicepresidenta de Diseño).

Centrándonos en lo que es el servicio, en su página oficial de Facebook se definen de la siguiente forma: “Bumble es un nuevo lugar excitante para conocer gente. Es todo lo que siempre has querido de una aplicación de descubrimiento social, sin las cosas que no deseas. Bumble sugiere gente basándose en señales más relevantes que otras aplicaciones. Así que ¡deja de perder el tiempo descubriendo toneladas de partidos sin futuro en otras aplicaciones y cambia a Bumble!”

Bueno, realmente esa es la definición que proporcionan en el momento de escribir estas líneas pero hasta hace unas horas sabemos que era un poco diferente: “Bumble es el mejor lugar para conocer gente. Es todo lo que siempre has querido de una aplicación de descubrimiento social, sin las cosas que no deseas. Otras aplicaciones están llenas de chicos espeluznantes y descripciones cursis, pero Bumble promueve una comunidad segura y respetuosa. Nunca recibirás mensajes no deseados y Bumble sugiere gente basándose en señales más relevantes que otras aplicaciones más superficiales. Así que ¡deja de perder el tiempo descubriendo toneladas de partidos sin futuro en otras aplicaciones y cambia a Bumble!”

Casi iguales, sin embargo la frase ahora suprimida “Otras aplicaciones están llenas de chicos espeluznantes y descripciones cursis…” es especialmente relevante por dos razones: una, porque claramente se trata de un ataque a Tinder, y dos, porque pone de relieve en qué difiere su filosofía de la Tinder. Ambas van de emparejar a personas, pero los responsables de Bumble persiguen transmitir algo así como “esto no es un nido de salidos en busca de sexo [como Tinder], aquí encontrarás gente seria, educada y afín a tus intereses”.

Y no sólo persiguen transmitir lo anterior mediante frases en sus perfiles sociales. Hay otras cosas que van en la misma línea. Por ejemplo, en el documento de Términos y Condiciones se puede leer que la compañía aplica una “política de tolerancia cero” respecto a los contenidos que puedan considerarse ofensivos o puedan acosar, disgustar, avergonzar, alarmar o molestar a cualquier otra persona.

El funcionamiento

bumble2

En cuanto al funcionamiento de la app en sí, según las capturas de pantalla de la aplicación, se parece mucho al de Tinder. En esta, como en la otra, lo único que hay que hacer es crear una cuenta usando las credenciales de Facebook, configurar qué se está buscando (hombres o mujeres y a qué distancia) y listo, en ese instante el algoritmo de la app irá soltando fichas de candidat@s -en las fichas proporcionan más información sobre la persona que Tinder en las suyas- que se pueden descartar o aceptar y cuando dos perfiles se aceptan entre sí, a cada uno le aparecerá el otro en el apartado “conexiones” y se habilitará la posibilidad de chatear, con una diferencia importante respecto a Tinder: sólo las chicas pueden iniciar chats (tienen 24 horas para hacerlo).

En resumen, y a falta de haberle podido meter mano, todo apunta a que estamos ante un clon de Tinder que difiere de este en pequeños aspectos y sobre todo en la filosofía. Si lograrán lo que prometen (promover relaciones serias evitando la proliferación de perfiles que sólo quieren encuentros puramente esporádicos) y si eso atraerá a la suficiente masa de personas como para competir, está por ver (muchas aplicaciones de citas nacieron prometiendo lo mismo y al final todas han terminado convirtiéndose en lugares donde lo que más se da son los contactos casuales).

Sobre el autor de este artículo

Elías Notario

Redactor especializado en tecnología e Internet, ahora por @eldiarioes y @ticbeat. Cofundador de la tienda online de regalos desdegaiaconamor.com