Aplicaciones

‘Be My Eyes’ pone la tecnología móvil al alcance de los invidentes

be-my-eyes
Escrito por Mihaela Marín

La aplicación ha sido diseñada para convertirse en los ‘ojos’ de la persona con problemas de visión. Esta puede iniciar una videollamada y obtener una respuesta acerca de un problema con la ayuda de los voluntarios.

El efecto sinérgico de la colaboración online va más allá de los típicos posts de Facebook que compartimos con nuestros amigos o los mensajes limitados a 140 caracteres para apoyar las opiniones de nuestros seguidores en Twitter. Asignado a objetivos de mayor alcance, el vínculo creado en las interacciones a través de las redes sociales puede a veces aumentar su fuerza hasta pasar las expectativas, y eso en gran parte es el resultado de la cohesión social.

Podría darse el caso de los proyectos dirigidos a apoyar los derechos de ciertos grupos de la población cuyas existencias se alejan de la trayectoria de una persona normal, como por ejemplo las personas ciegas o con problemas de visión.

Entre las últimas iniciativas dedicadas a la integración social de personas que viven privadas de unas de las principales características sensoriales, nace Be My Eyes, una aplicación para iOS que amplía la capacidad de los invidentes de acceder a las nuevas tecnologías y, más importante, les permite compartir sus experiencias con los demás usuarios de iPhones.

Es admirable la fuerza con la que los que viven con una discapacidad visual sobrepasan sus carencias, aumentando así la inteligencia de los otros sentidos para realizar las actividades típicas de una persona normal, pero el camino para hacerlo está lleno de dificultades, por eso la necesidad de alguien que les ayude en determinados momentos es esencial.

Por ejemplo, seguir la dirección que aparece en un cartel mientras están caminando por la calle o asegurarse de que los alimentos que están a punto de comer no están caducados, no son tareas abordadas con la misma comodidad que el resto de nosotros.

Be My Eyes intenta mejorar las cosas en este sentido ofreciéndoles la oportunidad de usar una herramienta tecnológica diseñada para convertirse en los ‘ojos’ de la persona ciega o con visión reducida.

El funcionamiento de la app destaca por su simplicidad. Los usuarios pueden optar desde el principio a entrar como videntes o personas con discapacidad visual y a partir de allí los dos grupos están libres a entrar en contacto.

Por lo tanto, cuando el invidente necesita un consejo sobre un determinado problema con el que se confronta en ese momento, puede iniciar una videollamada y obtener una respuesta con la ayuda de los voluntarios disponibles en la red. Lo único que tendrá que hacer es apuntar con la cámara a lo que le pueda crear alguna confusión y el que está al otro lado le ofrecerá las instrucciones verbales que necesita.

Creada por Hans Jorgen Wiberg, el mismo un discapacitado visual, la aplicación ya cuenta con más de 1.000 usuarios ciegos registrados y el doble de voluntarios que quieren contribuir a la iniciativa.

La aplicación se puede descargar en versión gratuita y de momento está disponible sólo para los dispositivos iOS.

Imagen principal 

 

Sobre el autor de este artículo

Mihaela Marín

Mi interés por la tecnología ha nacido cuando me he dado cuenta de que nos permite ver el lado escondido de la realidad. Todavía quedan muchas cosas por descubrir y suficiente curiosidad para entender lo que realmente somos. Especializada en Periodismo y Marketing, he podido compartir experiencias con profesionales del mundo empresarial tecnológico. Siempre en búsqueda de ideas, escribo para hacer conocido el trabajo innovador, capaz de cambiar los problemas en soluciones.