Apple Pay: las claves de su llegada a España

por | Dic 1, 2016

El futuro sin pagos en efectivo está desde hoy un poquito más cerca. Apple Pay, la plataforma de pago digital de Apple, llega a España para unirse a multitud de iniciativas y tecnologías ya en marcha que permiten que puedas olvidarte, cada vez más, de llevar la cartera cargada de monedas.

Nos acercamos a las nuevas oficinas de Apple en Madrid, junto a su tienda de Sol, para conocer de primera mano un servicio que ha tardado algo más de dos años en llegar a España pero que, por primera vez, acude a nuestro país sin pasar previamente por otros grandes mercados europeos, como Alemania o Italia.

Es la primera pregunta que le hacemos a Jennifer Bailey, vicepresidenta de Apple y responsable mundial de Apple Pay, y encargada de introducirnos el producto: ¿Por qué España ahora, antes que otros mercados tradicionalmente más apetecibles para el gigante californiano?

La clave está en la cobertura contactless con la que ya contamos en nuestro país. “Es un mercado excitante el español. Tenéis más de 800.000 terminales de pago por contacto y más de 11 millones de tarjetas contactless en circulación”, explica.

Y es que pese a que solemos quejarnos, y con razón, de que en España muchas veces vamos a la cola en demasiados aspectos, lo cierto es que a los españoles nos gusta la tecnología y nuestra infraestructura no tiene nada que envidiar a la de nuestros grandes vecinos europeos.

Por poner un ejemplo, en julio de 2015 en el Reino Unido, fecha de lanzamiento de Apple Pay en dicho país, el número de terminales que aceptaban pagos contactless era de tan sólo 272.000 frente a los ya mencionados 800.000 con los que contamos a día de hoy en España. El número es aún más reducido, por ejemplo, en Alemania, donde el uso de efectivo para pagar las compras es mucho mayor que en nuestro país.

Bailey aporta también otras razones. Entre ellas, las facilidades de sus “network partners”, como Mastercard, o que la disponibilidad de los grandes bancos españoles era en este momento mayor que la de las entidades bancarias de nuestros países vecinos.

De esta manera, Apple Pay se incorpora en España al ya de por sí nutrido grupo de iniciativas que ofrecen pagos contactless y desde el smartphone (o reloj, en el caso de los usuarios de Apple Watch). Y es que ese parece uno de los principales problemas para que la tecnología contactless pase a ser de uso cotidiano: el caos de servicios disponibles.

España es un mercado excitante. Tenéis más de 800.000 terminales de pago por contacto y más de 11 millones de tarjetas contactless en circulación. La amplia cobertura lo convierte en ideal.

Jennifer Bailey

Vicepresidenta de Apple y Responsable de Apple Pay

Terminales Contactless en España

Tarjetas Contactless en España (millones)

%

Cobertura en comercios españoles

Cada gran banco español tiene su propia plataforma y/o app para pagar desde el móvil, a lo que tenemos que unir Samsung Pay, la apuesta de los rivales coreanos de Apple, e incluso alternativas propuestas desde operadoras de telefonía, como por ejemplo Vodafone.

El usuario de a pie, por tanto, no tiene todavía claro cuál es la mejor opción (si es que existe una opción mejor que otra) y no parece estar dispuesto todavía a apostar por un servicio concreto, que además puede depender de la marca de smartphone que use o del banco que gestione su cuenta.

En Apple juegan con la baza de su ecosistema: un mismo servicio, en este caso Apple Pay, sirve para pagar desde tu móvil, reloj, ordenador, por Internet… y además no dependerá del banco del que seas cliente.

Decimos dependerá porque, a día de hoy, el único gran banco español con el que funciona Apple Pay es el Banco Santander. Pero hablaremos de esto más adelante.

Apple no guarda la información de tus tarjetas de crédito. Ni siquiera sabemos qué has comprado, dónde lo has comprado o cuánto te ha costado

Jennifer Bailey

Vicepresidenta de Apple y Responsable de Apple Pay

Las tres claves de Apple Pay

Jennifer Bailey nos explica lo que en Apple consideran las 3 claves de su servicio de pago móvil: simplicidad, seguridad y privacidad.

En cuanto a la simplicidad no hay mucho más que podamos comentar: el proceso es el mismo que con cualquier tarjeta contactless: acercar el gadget al lector para que se complete tu transacción, permitiendo además validar tu compra con Touch ID (en el caso de iPhone) o directamente desde el Watch sin tener que introducir el pin de tu tarjeta, incluso para compras superiores a 20 euros. Hemos podido comprobarlo de primera mano, sin ningún tipo de problema. Todo el proceso se completa en menos de 3 segundos, dependiendo del acierto que tengas al colocar tu dedo sobre el lector de huellas del iPhone.

En cuanto a la seguridad, Apple utiliza un chip exclusivo para este servicio, secure element, por lo que la seguridad queda en manos del hardware en lugar del software, como en otros servicios similares.

Cada vez que se realiza una transacción, se genera un código dinámico encriptado, encargado de hacer llegar esa información desde el comercio hasta tu banco. La transacción, eso sí, puede ser trackeada para asegurarse de que se ha realizado desde uno de los dispositivos asociados a tu cuenta.

Quizá lo más importante sea la privacidad, una de las obsesiones de la compañía de Cupertino en los últimos años. “Apple no guarda la información de tus tarjetas de crédito. Ni siquiera sabemos qué has comprado, dónde lo has comprado o cuánto te ha costado”, asegura Bailey.

Además, y esto es importante, todas y cada una de las transacciones que realices a través de Apple Pay requieren identificación. En el caso del iPhone basta con poner el dedo encima del lector de huellas, como ya hemos comentado. Es compatible con iPhone 6 en adelante. El caso del Apple Watch es diferente: aquí no hace falta ni siquiera eso. ¿Por qué?

Con Apple Pay activado, cada vez que te quites el reloj de la muñeca y te lo vuelvas a poner, tendrás que introducir un código previamente configurado (similar al pin del móvil). De esta manera, sólo se pueden realizar pagos con el reloj en la muñeca, ya que es la única manera que tiene Apple de asegurarse de que nadie te ha “cogido prestado” el reloj para arrasar la calle Preciados.

Si te roban el teléfono, no podrán pagar con él al no reconocer la huella. Si te roban el reloj, no podrán pagar con él al no saberse el código de desbloqueo que se activa al quitártelo de la muñeca. Simple pero efectivo.

En ordenadores y portátiles, Apple también permite el pago con su nuevo servicio siempre que el terminal en cuestión tenga instalado su último sistema operativo (MacOS Sierra), por lo que quedan descartados aquellos iMacs y Macbooks anteriores a 2012. Además, los nuevos Macbook Pro incorporan Touch ID para no tener que usar iPhone o Watch.

¿Qué proveedores trabajan ya con Apple Pay en España?

A día de hoy, el único banco español que ofrece Apple Pay en su portafolio de servicios es el Banco Santander. Cualquiera de sus tarjetas, sea contactless o no, puede ser añadida al servicio de Apple de manera rápida y sencilla.

Esto no quiere decir que el resto de bancos no se unan a este servicio en el futuro. Lo harán.

En el lanzamiento de Apple Pay en Estados Unidos sólo 6 bancos ofrecían el servicio -estamos hablando de un país con una red bancaria mucho más diversificada que España- y dos años después casi han cubierto la totalidad de entidades bancarias del país. Otro ejemplo es el Reino Unido, donde menos de un año y medio después de su lanzamiento, Apple Pay ya soporta el 97% de las tarjetas bancarias en circulación.

La inclusión de nuevos operadores bancarios en Apple Pay no será por lotes, sino gradual. Dependerá del acuerdo que Apple cierre con cada uno de ellos.

Además del Banco Santander, Apple Pay en España soporta desde hoy todas las tarjetas American Express, los Ticket Restaurante de Edenred y las tarjetas de crédito Carrefour Pass.

Por tanto, los grandes beneficiados de este lanzamiento inicial, además de Apple, parecen ser el Banco Santander y Carrefour, y por motivos distintos.

Carrefour y Santander, beneficiados

El caso de Carrefour es el más llamativo, porque al no tratarse de un banco, se convierte en la única opción que los usuarios de Apple tienen de usar Apple Pay en España sin ser clientes del Banco Santander.

La tarjeta Carrefour Pass, que es gratuita y no tiene comisiones, puede emplearse para pagar con Apple Pay en cualquier comercio que acepte pagos contactless (el 75% ya en España) independientemente del banco donde tengas tus ahorros.

La otra opción disponible para usar el nuevo servicio de pagos de Apple es ser cliente del Banco Santander. En las propias oficinas de Apple pudimos charlar con dos representantes de la entidad bancaria para resolver algunas dudas.

Lo esencial a tener en cuenta es que se puede añadir a Apple Pay cualquier tarjeta del banco, sea o no contactless, de cualquiera de sus modalidades de cuentas. Desde el Santander están orgullosos, como es obvio, de ser el primer banco español en aceptar el servicio. “Cumple las condiciones de seguridad y privacidad que exigimos a todos nuestros servicios. Además, tenemos tres millones de clientes digitales -aquellos que realizan transacciones por Internet o pagan con tarjetas contactless- y de ellos, el 30% son usuarios también de Apple”. El porcentaje llama la atención, ya que es superior al de la media de usuarios en España.

Exclusividad, beneficios, comisiones

Eso sí, pese a nuestra insistencia, lo que no conseguimos confirmar, ni por parte de Apple ni a través de los representantes del Santander, es cuánto durará esta suerte de “exclusividad” del banco en España. Y es que mientras sean el único socio bancario de Apple gozarán de ciertos beneficios. El primero, potenciar su imagen de marca y apuesta por la innovación, pero no es el único: “En principio vemos más el acuerdo como una oportunidad de mejorar los servicios que ofrecemos a nuestros clientes actuales, pero la posibilidad de ganar clientes que quieran usar desde ya el servicio es un motivo más”, explican.

Tampoco conseguimos confirmar el importe de la comisión que Apple cobra a los bancos por el uso de su servicio -la fuente de ingresos de la compañía de Tim Cook en todo este asunto y el motivo alrededor del cual giran todas las especulaciones-. Lo que sí pudimos intuir por las palabras de Jennifer Bailey es que será la misma para todos los partners: “queremos que el campo de juego sea igual para todos”, nos dijo.

Preguntamos también en qué posición queda ahora Santander Wallet, el servicio propio de la compañía española para pagos desde el móvil: “Nuestra app no funciona en terminales iOS, por lo que Apple Pay es nuestra apuesta para este sector del mercado”. Y es que el sistema NFC “restringido” que usa Apple en sus terminales impide el funcionamiento de otras apps similares que sí trabajan perfectamente en Android y otros sistemas operativos móviles.

¿En qué tiendas puedo pagar con Apple Pay?

Apple Pay puede utilizarse en cualquier comercio que acepte pagos contactless, y como ya hemos dicho, hablamos de que el 75% de los terminales de pago de los comercios españoles aceptan ya este tipo de pagos. El porcentaje, por desgracia, es una media del territorio nacional. En las grandes ciudades, como es obvio, es mucho mayor que en zonas rurales.

En cuanto al uso de Apple Pay por Internet, puedes consultar aquí las tiendas y apps que están disponibles desde el primer día.

El futuro sin efectivo ya es presente.