Análisis Tecnología

Wikileaks, el último defensor de la libertad de información

wikileaks-readwriteweb-esWikileaks acaba de dar el mayor golpe de efecto de su corta vida. Ha publicado el video completo de una operación con helicópteros en Iraq en la que murieron varios iraquíes y un fotógrafo de Reuters. La agencia no tardó en pedir explicaciones y  sólo recibió las conclusiones de la investigación del ejército: “las acciones de los soldados se ajustaron a las leyes de conflictos armados y a las propias ROE (Rules Of Engagement, normas de enfrentamiento) del ejército”. El video desmonta éstas y pone en serios aprietos la credibilidad del ejército americano como fuente confiable.

Qué es wikileaks

Wikileaks es una página web respaldada por la asociación sin ánimo de lucro The Sunshine Press, formada por periodistas, disidentes chinos, activistas pro-derechos humanos y hackers. Su propósito es publicar, manteniendo el anonimato de la fuente, documentos secretos y confidenciales. De momento llevan más de 1.200.000 filtraciones con éxito.

Wikileaks ya ha demostrado que no se casa con nadie y ha publicado documentos que han afectado tanto a  partidos de derechas como de izquierdas, a grandes corporaciones y a grupos ecologistas, a gobiernos democráticos y a dictaduras.

Algunas de sus filtraciones de alta relevancia incluyen e-mails entre científicos que supuestamente pretendían exagerar los efectos del cambio climático, y que golpeó duramente al movimiento ecologista, el correo electrónico personal de Sarah Palin, medio millón de SMS y mensajes de buscapersonas que se enviaron durante y tras los atentados del 11-S en Manhattan (muchos de ellos entre miembros del FBI o el Pentágono), o, incluso, el documento de la inteligencia militar norteamericana donde declara a Wikileaks un peligro para la seguridad nacional. Algunos de los documentos que han filtrado han llegado a provocar vuelcos en elecciones, como pasó en Kenia después de que publicaran documentos que probaban asesinatos extrajudiciales llevados a cabo por el gobierno.

El consejo editorial de Wikileaks lo componen 9 miembros, y en la organización participan más de 1.200 voluntarios. Necesitan unos 600.000 dólares anuales para funcionar -de hecho han estado un tiempo medio cerrados por falta de dinero-. China y otros muchos paises censuran el acceso a su contenido y varios miembros han sido detenidos, retenidos o han sufrido registros en sus casas, siempre, de momento, sin consecuencias. Wikileaks, en su corta vida ha ganado algunos grandes premios en defensa de la libertad de expresión y, en la misma medida, se ha ganado las enemistades de gobiernos de todo el mundo.

Internet, democracia y libertad de expresión

Una de las grandes elogios que suele hacérsele a Internet es que ha democratizado no sólo el acceso, sino también la creación y difusión de contenidos. Cualquier individuo sin apenas recursos tiene una audiencia potencial de centenares de millones. Y es verdad. Los blogs y los social media tienen una influencia cada día mayor en la vida de los ciudadanos, y comienzan a marcar una pequeña parte de la agenda informativa.

En un momento en el que la prensa tradicional pierde influencia y, simultaneamente, se acerca cada vez más al poder político, Internet ofrece un nuevo oasis para la libertad de expresión y de información. La omnipresencia de la red, los nuevos métodos de cifrado y las técnicas de anonimización de las conexiones han permitido que proyectos como Wikileaks puedan poner en aprietos a los gobiernos del mundo entero, algo que ya no puede, o no quiere, hacer el  viejo cuarto poder.

Las nuevas tecnologías están cambiando nuestro mundo tan de arriba a abajo que, sin que nos demos cuenta, están cambiando también la política y la organización de los Estados. Ya hablamos del Open Government y las posibilidades de participación y transparencia que promete. Proyectos como Wikileaks incitan y provocan la transición hacia gobiernos más democráticos, abiertos, y que hagan uso de las nuevas tecnologías para beneficio de la sociedad. Porque Internet es en esencia incontrolable, y los ciudadanos quieren saber la verdad.

El video: “asesinato colateral”

Una versión reducida del video -17 minutos- puede verse directamente en Youtube y también puede descargarse completo -616 Mb- a través de Bittorrent. Las imágenes son duras y pueden herir la sensibilidad.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.