Análisis

Twitter: el epicentro de la web a tiempo real

Sismógrafo HaitiEn 2010 los terremotos marcaron la pauta de los desastres naturales. Haití, Chile, Baja Calidornia, Pakistán… Hoy Japón ha sufrido el seismo más brutal de los últimos 140 años, y aprovechamos la ocasión para recuperar este artículo que analiza cómo Twitter se ha convertido en el eje de la Web a tiempo real. No sólo en desastres naturales, también en revueltas sociales como las que sacuden el Magreb y Arabia. Tanto, que incluso Twitter llega a algunos destinos antes que el propio fenómeno.

2010 está siendo un año especialmente convulso en lo que a terremotos se refiere. Aunque los geólogos insisten en que la tasa de terremotos es completamente normal, también es cierto que, por desgracia, muchos están ocurriendo en zonas densamente pobladas, multiplicando sus efectos devastadores. De un tiempo a esta parte Twitter se está posicionando como el medio que más y más rápida información ofrece en casos de catástrofe natural.

La web en tiempo real hace el mundo más cercano

Ya hablamos en un artículo sobre la exhaustividad de la web en tiempo real, su capacidad inigualable de contextualizar una situación en base a lo que se está contando ahora mismo, y cómo los buscadores se quedan atrás e intentan remediarlo. Pero no sólo es el contexto lo que proporciona la web en tiempo real, también nos ofrece la capacidad aglutinar -en un hashtag, por ejemplo- todas las referencias y noticias que los medios de comunicación van generando. Estos, en vez de ver diluido su papel en un mar de enlaces, recomendaciones y tweets, consiguen que su información relevante adquiera rápidamente dimensiones mundiales. Todos ganamos. Tenemos más información, antes y de miles de fuentes más de las que podríamos consultar por nuestra cuenta, filtradas por los propios usuarios.

La información se propaga en Twitter tan rápido que prácticamente podríamos considerarla “en directo”.  Yo mismo me enteré del último terremoto de Baja California, el lunes, antes de que se detuviera el primer temblor. Esto, que puede parecer trivial, o una curiosidad, es la constatación de que el mundo es cada vez más cercano, íntimo y global. El otro lado del mundo sigue estando igual de lejos en metros, pero no en segundos.

El tweet antes que el temblor

La viñeta, de XKCD, es humor, pero también es totalmente cierta. A partir de una cierta distancia  nos llegaría antes el tweet que el propio temblor. ¿Y qué utilidad puede tener algo así? Evidentemente a nivel de prevención de terremotos poca, o ninguna. Pero la instantaneidad no sólo sirve para enterarse pronto de las desgracias. La revolución fallida iraní consiguió, a pesar de todo, un gran éxito, al conseguir gracias a la instantaneidad de Twitter organizar de manera descentralizada a un gran grupo de la sociedad, además de propagar al segundo su mensaje y su lucha al mundo. La prensa internacional no fue capaz de seguir el ritmo que imprimía Twitter a la actualidad del acontecimiento.

La instantaneidad elimina un filtro en el acceso a la información para los ciudadanos. Da menos oportunidades de rumiar la información, de censurarla o dirigirla, y es que es mucho más probable equivocarse en directo que en diferido. Esto, evidentemente, es un arma de doble filo. Antes, para “existir”, tenías que aparecer en la foto -en prensa-, después en Google. La web a tiempo real nos da la oportunidad a todos de ser partícipes y protagonistas, de lo bueno y de lo malo.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.