Las startups huyen a EE.UU. en busca de financiación

Logo TechstarsExiste un problema con los emprendedores en Europa. Gran parte del talento de este continente está “cruzando el charco” para aumentar sus posibilidades de conseguir financiación en su fase inicial. Muchas de las inversoras de capital riesgo europeas se lanzan a lo seguro e invierten en empresas de renombre en lugar de startups nuevas que busquen capital semilla. Aunque organizaciones como Seedcamp (o Seedrocket en España) están haciendo lo que está en su mano por invertir esta tendencia, las incubadoras estadounidenses como TechStars siguen recibiendo cada vez más aplicaciones internacionales, muchas de ellas procedentes de Europa.

En una entrada reciente en su blog, el director de TechStars Boston, Shawn Broderick, compartía las estadísticas sobre la demográfica de las empresas que les presentaron solicitudes entre 2009 y 2010. Los datos mostraban un aumento en el número de empresas total o parcialmente internacionales, del 14% en 2009 al 24% en 2010.

“Mis expectativas a priori eran que el número de empresas con sede en Massachussets aumentó de 2009 a 2010, pero está claro que me equivocaba”, escribe Broderick. “No esperaba este gran cambio en los solicitantes internacionales.”

Las aplicaciones procedentes de Massachussets se han mantenido firmes, y sólo han bajado del 32% al 31% desde el año anterior, mientras que las aplicaciones exclusivamente procedentes de los Estados Unidos han bajado del 89% en 2009 al 80% en 2010. Aunque no se trata de cambios drásticos, sí que indican una tendencia significativa y reflejan el estado de las startups de nueva aparición fuera del ecosistema estadounidense.

El fundador de Y Combinator Paul Graham probablemente diría que estas cifras tienen que ser más altas. Graham fue uno de los primeros en proponer el programa  de “visado para startups” que otorgaría un visado especial a emprendedores internacionales para llevar sus ideas a Estados Unidos.
“El mayor obstáculo para las startups nuevas que se crean en los Estados Unidos no son las políticas fiscales ni las leyes laborales, ni siquiera la ley Sarbanes-Oxley”, afirmaba Graham en abril del año pasado. “Es el hecho de no dejar que la gente las cree en el país.”

Un programa como el del visado para startups supondría un incentivo aún mayor para startups internacionales que ya se sientan atraídas por la cultura de Silicon Valley y las numerosas oportunidades que ofrecen las incubadoras norteamericanas. Las startups son una de las industrias que están creando empleos en este país durante un período difícil de recesión económica.

Ayer mismo, Yelp anunciaba su expansión al área de Fénix, y la contratación de 200 empleados, lo que aumentaría su plantilla casi en un 60%. Las estadísticas de TechStars son otro indicador de que los emprendedores internacionales cada vez miran más a Estados Unidos para hacer despegar sus empresas, empresas que podrían tener una gran importancia a la hora de crear empleo en este país.

Original: Chris Cameron

Contenidos Relacionados

Top