Análisis e-conomía

Servicios en la nube para escalar nuestra aplicación Web

Foto - IdeaSupongamos que tenemos una idea estupenda. Queremos llevar nuestra idea de la pizarra al servidor Web, pero las diferentes inversiones que necesitamos (recursos, tiempo, dinero) hacen que sea difícil decidir en qué gastar el capital que tanto nos ha costado obtener. ¿Qué podemos hacer para sacar nuestra idea al mercado con una inversión mínima a la vez que nos aseguramos de estar preparados para recibir una avalancha de usuarios nuevos?

Afortunadamente, ahora resulta más asequible que nunca sacar una aplicación Web al mercado. Contamos con una nueva generación de ágiles servicios en la nube para ayudarnos a preparar nuestra aplicación y a nuestro equipo para el éxito. Ahora, nuestro software y hardware pueden estar listos para cuando nuestra aplicación sea un éxito, de manera que no seremos famosos por nuestra “failwhale” particular. Vamos a echar un vistazo a dos servicios que pueden ayudar a empresas tanto grandes como pequeñas a incrementar el rendimiento de sus productos Web.

Pivotal Labs

Logo Pivotal Labs

Pivotal Labs ayuda a las empresas a diseñar su equipo y escalar su aplicación.
Empresas como Twitter, Best Buy y SalesForce.com son clientes de Pivotal Labs, y usan este servicio como ayuda para escalar e integrar flujos de código en un entorno de producción harmonioso. Uno de los aspectos atractivos de su modelo es que funcionan de forma coordinada con nuestro equipo, grande o pequeño, y para ayudar a fortalecer nuestros procesos.

Este modelo parece mucho más atractivo que subcontratar la creación de capital intelectual para nuestra empresa. Ofrecen una serie de patrones de software que ayudan a resolver varios de los problemas de escalamiento que normalmente no surgen hasta que ya es demasiado tarde. Como dice el proverbio: “enseña a un hombre a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”.

Heroku

Logo Heroku

Heroku es una innovadora infraestructura para ayudar a un equipo de desarrollo en Ruby a provisionar aplicaciones con un solo comando. La infraestructura está diseñada para aprovechar la mecánica por defecto dentro de nuestra aplicación en Ruby, y ofrece la administración de todo el back-end de la aplicación por nuestro equipo sin que tengamos que preocuparnos por los detalles. Actualmente, Heroku afirma contar con casi 50.000 aplicaciones alojadas en su infraestructura.

Diagrama infraestructura Heroku

La aplicación de Heroku para provisionar servicios es atractiva y con un agradable aspecto visual. Cuenta con un menú de funciones fácil de comprender, muchas de ellas con nombres llamativos que recordaremos fácilmente. Podemos empezar a usarlo gratis con Blossom, que ofrece una base de datos individual compartida de 5 MB. Podemos actualizar a Koi para obtener 20GB compartidos por un coste mensual de unos 15 dólares (unos 10 euros). Si preferimos los servicios dedicados, una “unidad de computación” individual tiene un coste estimado de 200 dólares (unos 143 euros) al mes, y puede servir hasta 2TB al mes. Heroku define así una unidad de computación:

El rendimiento de base de datos en Heroku se mide por “unidades de CPU”. Una unidad de CPU es una medida de lo rápida que es la CPU en general y el IO de la máquina sobre la que funciona. Las bases de datos compartidas se ejecutan en máquinas de muy alto rendimiento, compartidas entre muchas aplicaciones diferentes. Las bases de datos dedicadas nos permiten escoger el paquete de rendimiento que más se ajuste a nuestras necesidades.

Heroku parece un proveedor de infraestructura de próxima generación para aplicaciones de desarrollo dirigido por el modelo usando el patrón de Ruby. Resultará interesante ver cuántos desarrolladores recurren a esta clase de servicios para su infraestructura en la nube a medida que pase el tiempo. Parece un modo atractivo tanto de dar los primeros pasos como de crecer.

¿Qué será lo siguiente? Predecimos que pronto habrá una capa de software que convierta ideas garabateadas en una servilleta en un servicio de clase empresarial.

Fotografía: cayusa

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES