Por qué es tan sencillo liberar el iPhone 4

El fallo de seguridad de iOS se conoce desde hace varios días y el prometido parche aún no ha llegado. Apple dice que ya lo tiene. ¿Qué puede ganar con esperar?

La marca de la manzana ha logrado conquistar al mercado gracias a la fiabilidad y a la seguridad de sus productos. Sin embargo, uno de los que más expectación han levantado en la historia de la compañía, iPhone 4, ha llegado acompañado de un tremendo fallo de seguridad. Permite ganar funcionalidad ya que sirve para hacer jailbreak y para liberarlo, pero también puede entrar cualquier tipo de malware.

La brecha es extremadamente simple, por lo que permite llegar a las entrañas de iOS en tan sólo unos segundos, engañándole con una tipografía embebida para archivos PDF. Y además es antiguo, ya estaba presente en Mac OS X y fue reparado una vez.

“Estamos al tanto del problema reportado. Ya hemos desarrollado una solución y estará disponible para los clientes en una actualización de software próxima”, dijo una portavoz de la compañía a CNET. Es decir, ya tienen la solución y sin embargo mantiene a millones de clientes en riesgo, ya que el agujero afecta también a los teléfonos antiguos con OS 3.1.2 y superiores.

Atracción para los amantes de lo libre

Su reputación se puede estar manchando, algunos clientes pueden estar enfadándose, pero Apple podría tener algo que ganar. Este fallo de seguridad ha llamado la atención de todos aquellos compradores potenciales que han dudado sobre si comprarse un iPhone o no por el estricto control que ejercen sobre sus productos en comparación con la competencia directa, Android. Con este fallo de seguridad Apple es más abierto sin perder la exclusividad y hermetismo que le caracteriza.

El acceso a Cydia y todo el software que alberga y la posibilidad de olvidarse de la operadora de telefonía de turno con unas tarifas que no gustan son dos razones de peso para que muchos compren el teléfono. Que el exploid fuese tan obvio, es un misterio que difícilmente llegará a resolverse.

La videoconsola más pirateada es la más vendida

El pirateo fácil puede ser un buen aliado de una empresa de hardware. Hay un sector muy cercano al de la telefonía que puede servir de ejemplo: el de las videoconsolas.

Con la excepción de la joven difunta SEGA Dreamcast, en las últimas tres generaciones la consola más fácil de piratear ha acabado siendo la más vendida, reportante enormes beneficios para su productor. Lo sabe Sony, que vio cómo su marca PlayStation tomaba la delantera a base de Top manta a una Nintendo que se quedó atrás al apostar por los cartuchos.

Y la moneda ha sido devuelta esta vez por la empresa de Mario Bros., que vuelve a ser líder absoluta del mercado con su portátil, Nintendo DS (más de 140 millones de consolas vendidas), y su sobremesa, Wii (más de 80 millones en tres años y medio), un paraíso para los piratas que ya tienen mil y una formas de cargar copias para jugar gratis.

En las áreas con más tradición pirata, los países del Mediterráneo, América Latina y el sudeste asiático, proliferan los negocios de venta del pack, hardware ya pirateado + software de regalo, un atractivo para clientes en busca del beneficio rápido, que no se replantean las consecuencias de sus actos.

Las empresas fabricantes de hardware se enfrentan a un problema básico cuando esto ocurre: el malestar entre los creadores de software. Ven reducidas sus ventas sobre una masa de usuarios enorme y pueden  optar por abandonar la plataforma. Además, la piratería también actúa como una fuerza de mercado que impulsa los precios hacia abajo.

En unos días, Apple lanzará su actualización de software y todo habrá acabado. No hay lugar a un gran beneficio por el incremento de ventas de hardware, ya que las unidades escasean y apenas está a la venta en una veintena de países. Pero hay una realidad que no puede perderse de vista: el pirateo impulsa las ventas.

Contenidos Relacionados

Top