Análisis Innovación

Recuperación de datos en la nube: qué deberíamos exigir

Fotografia - NubesCloud Computing significa muchas cosas, pero casi todas las definiciones incluyen varias propuestas de valor básicas: recursos escalables bajo demanda, un modelo de pago por uso controlado, acceso a través de Internet y gestión y optimización de infraestructuras mejor que la de la mayoría de data centers.

A un nivel más conceptual, el cloud computing relega a la abstracción todas las tareas de informática indiferenciadas. La mayoría de las empresas no ofrecen ningún valor añadido a sus clientes ni crean ninguna ventaja competitiva cuando compran, crean, configuran y administran los servidores y el almacenamiento. Esto puede observarse más claramente aún en el caso del equipo de recuperación de datos y los data centers.

A la inversa, un rendimiento insuficiente en estas tareas puede suponer una pérdida de valor y ventaja competitiva. Hacer bien estas tareas no supone ningún beneficio, pero hacerlas mal tiene un precio. Es como el opuesto a una opción de compra en bolsa: hay mucho riesgo de deterioro, pero no hay potencial de ganancia.

Para las empresas que piensan crear su primer centro de datos de recuperación ante emergencias, con la toma de decisiones que ello conlleva, las tareas de creación y mantenimiento para servidores, almacenamiento y tareas de red, el cloud computing parece una elección clara. Pueden transformar el gasto de capital que no sirve para adquirir ningún valor añadido por un coste de operación sin compromiso con el que probablemente obtengan unas mejores prácticas en este sentido de las que pudieran llevar ellos mismos.

Están empezando a surgir soluciones alrededor de esta idea de la recuperación de datos en la nube. El nombre es algo optimista, porque la mayoría de los productos que se ofrecen actualmente son soluciones de copia de seguridad tradicionales, con poca o ninguna capacidad realmente de recuperar datos en la nube. Aunque muchos de los proveedores de la industria de las copias de seguridad están anunciando sus ofertas de cloud computing, principalmente sólo están ofreciendo a los usuarios almacenar copias de seguridad en la nube. Para ganarse realmente la denominación de recuperación de datos en la nube, una solución debería contar con las siguientes funciones.

  1. La posibilidad de recuperar cargas de trabajo en la nube: la nube puede ofrecernos más que un lugar en el que dejar nuestros archivos de copia de seguridad. Puede ofrecernos los sistemas informáticos necesarios para ejecutar nuestros archivos recuperados, y, después de que falle un sistema de producción, la capacidad de reiniciar rápidamente una sustitución completa con datos, aplicaciones y una configuración completa en la nube.
  2. Escalabilidad ilimitada real, con aprovisionamiento inicial reducido o nulo: unos pocas proveedores pueden ofrecer una recuperación rápida a distancia, pero realmente no se pueden denominar “en la nube” salvo que ofrezcan una gran capacidad de reserva, sin limitaciones ni configuración iniciales. Aunque parece mucho pedir, ésta es la premisa del cloud computing.
  3. Modelo de pago por uso: una de las características que definen el cloud computing es que sólo pagamos por lo que usamos. Usa un poco esta semana y paga un poco; si usamos mucho la semana que viene, pagamos más, pero sólo para esa semana específica.
  4. La infraestructura será más segura y fiable que la que pudiéramos crear nosotros mismos: cuando decidimos subcontratar cualquier parte de nuestras actividades, nos preocupan la seguridad y la fiabilidad de nuestro proveedor. Los mejores proveedores en la nube no sólo cuentan con equipo a gran escala, sino también con experiencia a gran escala. Esto significa que pueden ofrecer mucha mejor seguridad y fiabilidad que cualquiera de sus clientes, y su centro de datos es mejor que el que pudiésemos crear nosotros mismos.
  5. Protección completa y recuperación automatizada: los usuarios  no expertos deberían ser capaces de recuperar todo lo que necesiten por defecto: la oferta actual de soluciones es desastrosa en este sentido. Ésta es la guinda de la tarta porque hace que todo sea tan fácil, nadie quiere tener que repasar un “manual de ejecución” lleno de procedimientos de recuperación y traer a expertos para cada sistema que nos ayuden a reactivar los sistemas recuperados. Dependiendo del tipo de desastre, puede que escaseen los expertos, y el manual de ejecución probablemente esté anticuado. ¿Por qué no convertir el libro en parte del sistema automatizado? En su lugar, no tendríamos más que pulsar un botón que dijera “recuperar ahora”, esperar a que se copiasen los archivos, y después iniciar sesión en el sistema perfectamente configurado y ejecutándose directamente en la nube.

En resumen, el problema de las soluciones de copia de seguridad tradicionales es que realmente están centradas en dejar los datos en una cinta o un disco (y ahora, en almacenamiento en la nube) y quizá restaurarlos de vuelta al hardware original. Si tenemos que recuperar a un hardware distinto o a una plataforma de virtualización distinta, esto normalmente no ayuda mucho con las incompatibilidades inevitables. En lo respectivo a los fallos del equipo, realmente necesitamos tener hardware de reserva.

Así pues, aunque “cloud computing” significa muchas cosas, podemos decir que cualquier cliente de servicios de recuperación de datos en la nube que no obtenga estas cinco funciones quedará decepcionado.

Fotografía: Suresh

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES