Análisis Tecnología

Recelos en los departamentos informáticos ante el cloud computing

Fotografia - Arbol - ReadWriteWeb-esHemos examinado los resultados de una encuesta de un estudio patrocinado por CA sobre las opiniones de los informáticos respecto al cloud computing y la seguridad.

¿Es cosa nuestra, o los departamentos de informática se sienten algo amenazados por el interés abrumador en el cloud computing?

¿O acaso los informáticos son prudentes al opinar que la tendencia a pasarlo todo a cloud computing es invitar a una catástrofe de seguridad?

Los resultados de la encuesta de CA se han recabado entre más de 600 profesionales de la informática en EE.UU. y más de 200 en Europa. La esencia del informe es que los usuarios finales están utilizando servicios de cloud computing sin el visto bueno de los departamentos de informática. Los usuarios finales están utilizando servicios de cloud computing sin prestar suficiente atención a la seguridad y la privacidad. Básicamente, los usuarios finales están yendo a su aire, y las consecuencias son catastróficas.

Los usuarios finales están aprovechando los servicios de cloud computing porque funcionan. En muchos sentidos, los grupos empresariales son los que están impulsando la innovación. Estos grupos aprovechan los servicios orientados a la red ya que a menudo la alternativa es un recorrido penoso a través de un laberinto informático.

Además, muchos de los servicios son asequibles. Los grupos empresariales pueden cargar los costes a gastos sin tener que pasar por un ciclo de presupuesto de informática.

El informe demuestra las propias inseguridades de los departamentos informáticos respecto al cloud computing. Refleja la desconfianza en general que muestran los informáticos por quienes toman sus propias decisiones a la hora de escoger qué servicios usar.

Parece que el argumento tiene más que ver con la informática de consumo que con otra cosa. Los informáticos lo consideran un riesgo para la seguridad. Sin embargo, esta preocupación también es indicativa del clima de incertidumbre que rodea los directivos informáticos.

Los servicios de SaaS no requieren el mismo nivel de integración que los sistemas físicos. La seguridad se puede incrementar o reducir dependiendo de la organización que usa el servicio. El resultado es un cambio en el papel de los departamentos informáticos. La responsabilidad de la seguridad cada vez recae más sobre la empresa de SaaS. Realmente esto supone una tremenda oportunidad.

Quienes sean inteligentes aprenderán las habilidades derivadas de la administración de infraestructuras de cloud computing públicas y servicios SaaS. Por ejemplo, los costes operativos serán sustanciales para empresas que adopten entornos de cloud computing.

Es aquí donde los departamentos de informática deben centrar sus esfuerzos. Los departamentos de informática son necesarios para ofrecer la eficiencia y los sistemas seguros que permiten la adopción del cloud computing para que pueda florecer un entorno de confianza.

Las cuestiones de seguridad de cloud computing vs. seguridad en instalaciones físicas son preocupaciones relativas. Sin embargo, es de locos afirmar que los usuarios finales son irresponsables con los servicios de cloud computing y podrían estar revelando secretos comerciales de empresas o información sanitaria. Estamos seguros de que sucede, pero esta clase de filtraciones tienen una larga historia en el mundo de la informática en instalaciones físicas.

Lo que realmente está en peligro es la estructura informática tal como la conocemos. El departamento de informática corre el riesgo de convertirse en algo irrelevante. Además, esta tendencia continuará si el problema son siempre los peligros del cloud computing.

En lugar de centrarse en esto, se debería hablar más sobre aprendizaje y confianza. El cloud computing apunta a una era de sofisticadas redes informáticas, administradas por personas inteligentes y abiertas. Si no se cultiva esta clase de entorno inteligente, los departamentos informáticos no tendrán a nadie más que a sí mismos a quien echar la culpa si quedan marginados y relegados a un papel secundario.

Original: Alex Williams

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES