Análisis Innovación

Realidad aumentada: ¿modelo abierto o cerrado?

Carteles - Open y ClosedEn ReadWriteWeb hemos hablado sobre el uso de APIs de terceros al crear un producto online integrado, y hemos destacado los inconvenientes que puede acarrear una decisión así. Una cuestión que se presenta por otro la lado es la duda de si ofrecer una API abierta al público en lugar de una privada es lo mejor para el producto. Servicios de enorme viralidad como Twitter han expandido rápidamente sus capacidades y la presencia de su marca lanzando una API abierta para que desarrolladores externos creen aplicaciones sobre ella, pero para empresas en industrias en ciernes como la realidad aumentada, la decisión sobre las APIs no está tan clara.

Logo LayarJunto con el Wikitude World Browser de Mobilizy, la empresa Layar, con sede en Ámsterdam, fue uno de los primeros navegadores móviles de realidad aumentada en aparecer en el mercado, y uno de los nombres más importantes dentro de este espacio. Layar permite a los usuarios visualizar puntos de interés con geo-etiquetado en un visualizador en 3D usando la cámara del teléfono móvil por el que miramos directamente a la realidad y la información aparece encima de la imagen. Desde la aparición de Layar, la empresa ha lanzado una versión para iPhone de su aplicación, pero a causa de problemas variados de estabilidad, la ha retirado temporalmente de la App Store para corregir los bugs.

Layar se ha convertido rápidamente en la aplicación de realidad aumentada más popular en todo el mundo gracias a su impresionante conjunto de funciones, pero la opción de la empresa de ofrecer una API abierta podría haber sido la clave de su éxito. Las empresas que deseen subirse al tren de la realidad aumentada han tenido diferentes opciones para introducir su contenido en Layar de forma rápida y sencilla. En su página Web, Layar ofrece información sobre cómo usar o interpretar su API, pero quienes busquen un método más fácil de introducir datos de localización geográfica pueden usar diferentes herramientas de terceros. Gracias en gran parte a herramientas como buildAR, Muzar y Winvolve, la base de datos de geo-localización de Layar se ha expandido rápidamente hasta incluir más de 300 capas de contenido, que van desde restaurantes hasta resultados de Twitter, y hasta localizaciones de los desfibriladores cardíacos más cercanos.

Logo acrossairEn el extremo opuesto del espectro, accrossair, un navegador móvil de realidad aumentada similar, disponible para iPhone, ha decidido mantener su API privada, y ayuda con la introducción de datos geográficos para empresas que deseen participar en la plataforma. En lugar de permitir a cualquiera subir datos de localización en su plataforma, accrossair se ha dirigido a corporaciones como McDonalds y FedEx para ofrecerles sus propios puntos de interés en el navegador. La única desventaja que esto supone para el producto es un número significativamente menor de conjuntos de puntos de interés a los que pueda acceder el usuario. Acrossair, con algo más de una docena de opciones diferentes, sólo cuenta con una fracción de los conjuntos de puntos de interés curados que ofrece Layar. Su fundador, Chetan Damani, afirma que aunque su API cerrada sin duda limita la cantidad de datos de su navegador, también mejora la estabilidad general de éste, un factor que podría tener una gran importancia para la empresa a la hora de expandirse del iPhone a los dispositivos Android y Symbian.

“Vamos a mantenerla [la API] cerrada por el momento porque vamos a pasar a un período de evolución e iteración múltiple”, afirmaba Damani a ReadWriteWeb. “Queremos pasar a Android, y queremos asegurarnos de que las APIs sean las apropiadas y que no limiten nuestro desarrollo. Sólo tenemos una oportunidad para hacer esto bien.”

Damani y acrossair evitan correr riesgos hasta ser capaces de expandir su presencia a más plataformas antes de abrir su API, paso que Damani afirma que sí piensan dar. Cuando acrossair lleve su navegador a Android, Symbian y posiblemente Windows Mobile, el tener una API cerrada facilitará mucho la transición. Abrir la API una vez que se hayan establecido dentro de cada sistema operativo móvil resultará mucho más fácil si no hay una enorme cantidad de datos geográficos independientes desarrollados en su sistema.

Así pues, ¿es mejor limitar la API de un producto en las primeras fases para asegurar la estabilidad a la vez que se limita el posible alance de éste? El navegador acrossair parece estar corriendo ese riesgo, mientras que Layar, por otra parte, acepta a los desarrolladores externos con los brazos abiertos. Sin embargo, acrossair tiene una ventaja de la que Layar no dispone: una aplicación en iPhone en activo.
No se sabe hasta qué punto tuvo que ver la API abierta de Layar en la retirada de su aplicación para iPhone, pero todo eso podría ser irrelevante cuando Layar se lance de nuevo en el iPhone “a finales de febrero”, como se ha afirmado. Sin embargo, si la realidad aumentada es supuestamente el “futuro de la navegación en Internet”, como creen algunos, tener plataformas cerradas no es una solución viable a largo plazo.

Original: Chris Cameron

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES

  • farneli

    no encontre lo que queria pero gracias