Análisis e-conomía

Qué pueden aprender los emprendedores de un grupo musical

Portada de OK Go - ReadWriteWeb-esEl grupo de pop indie Ok Go ha presentado su vídeo musical “End Love” esta semana y ya ha tenido más de 400.000 reproducciones en Youtube y su anterior trabajo, “Here It Goes Again” consiguió más de 50 millones de visitas, convirtiéndose a si en uno de los vídeos favoritos de la Red. ¿Qué pueden aprender los nuevos emprendedores y las startups de este grupo musical? Ok Go son maestros en hacer vídeos virales, podrían sugerir algunas herramientas para que un determinado producto sea ampliamente difundido y con buena imagen en Internet. Pero hay mucho más que pueden enseñar los grupos musicales; vemos ahora algunas de ellas:

Centrarse en un buen producto, no en una buena publicidad

A pesar de que así es como la mayoría de sus fans han conocido su música, OK Go no consideran sus vídeos anuncios publicidad para su grupo. Más bien, el grupo considera los vídeos proyectos artísticos inseparables de la música, no sólo como piezas promocionales.

Aunque a veces se critica al grupo por hacer vídeos que tienen más éxito que sus discos, el cantante Damien Kulash afirma en una entrevista para New York Magazine, “Entiendo que esto procede del antiguo modelo de hacer vídeos claramente como anuncio para la canción. Al verlo desde este punto de vista, si el anuncio de un coche es más poderoso que el coche en sí, efectivamente, tienes un problema. Pero para nosotros estas cosas son inseparables, y todas forman parte del mismo proyecto artístico”.

Hacer una cosa, hacerla muy bien, después repetir

Los vídeos musicales de OK Go son célebres por hacerse en una toma con una sola cámara. Es decir, la filmación es continua, y los vídeos carecen de montaje, o están mínimamente editados. Aunque esto se ha convertido en su distintivo estilístico, no ha impedido al grupo seguir innovando sobre esa técnica fílmica.

Tener un plan y practicar hasta que nos salga bien

El segundo vídeo que el grupo hizo para la canción “This Too Shall Pass” cuenta con una máquina de Rube Goldberg, y es toda una belleza de creatividad e ingeniería. Sin embargo, para lograr esto, el grupo tenía “páginas y páginas de reglas”, admite Kulash. El vídeo les llevó más de cinco meses de planificación, varios días de ensayo y dos días completos de 24 horas haciendo más de 100 tomas hasta que salió bien.

No tener miedo de rechazar a los inversores

Cuando el sello discográfico del grupo, EMI, desactivó la función de YouTube para incrustar sus vídeos en otras páginas, éste contraatacó, tanto en los medios tradicionales como en los nuevo, y dijo que la industria discográfica era “codiciosa y corta de miras” en un editorial en el New York Times. Después de hacer un poco de ruido, el grupo se vio liberado de su contrato y formaron su propio sello. Los vídeos, como podemos comprobar, vuelven a estar disponibles para incrustar.

Por supuesto, no todo el mundo se encuentra en situación de poder publicar un artículo de opinión en el New York Times. Sin embargo, sigue habiendo modos de hacer que se oiga nuestra voz. Debemos ser nuestros propios medios.

Dejar que nuestros fans sean los evangelizadores de nuestra marca


Debemos dar a nuestros clientes algo sobre lo que quieran hablar a otros. Debemos facilitarles el compartir esa información.

Finalmente, recordar: algo creado en el garaje de nuestra hermana puede ser revolucionario

OK Go – Here It Goes Again from OK Go on Vimeo.

Original: Audrey Watters

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES