Análisis Social Media

Polémica por las funciones nuevas por defecto de Facebook

Logo Facebook - ReadWriteWeb-esLa API de Open Graph de Facebook ha recibido cierta atención negativa en Washington. Cuatro senadores demócratas estadounidenses, Charles Schumer, Michael Bennet, Mark Begich y Al Franken han enviado una carta al fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg pidiéndole más claridad sobre las implicaciones de las iniciativas más recientes de Facebook para la privacidad. Específicamente, estos senadores se quejan de que la nueva política de la empresa permita a desarrolladores externos almacenar datos durante más de 24 horas, la función de personalización instantánea de Facebook y las nuevas iniciativas de la red social que hacen pública por defecto más información de sus usuarios.

Washington y la privacidad de Facebook

El debate en Washington se centra principalmente en el hecho de que el nuevo servicio de personalización instantánea de Facebook se active por defecto y haya que desactivarlo si no queremos utilizarlo. Los socios actuales de Facebook, Docs.com de Microsoft, Pandora y Yelp, pueden acceder automáticamente a un subconjunto de nuestros datos personales siempre que visitemos sus sitios mientras tengamos una sesión abierta en Facebook. Según los senadores, Facebook ahora comparte “puntos de datos significativos e importantes que se deberían mantener en privado salvo que el usuario opte por compartirlos”.

Senadores estadounidenses: “Los puntos de datos significativos e importantes se deberían mantener en privado salvo que el usuario opte por compartirlos”.

En su respuesta a las preocupaciones de los senadores, el director de comunicaciones globales Elliot Schrage afirma que estos nuevos productos están “diseñados para mejorar la personalización y promover la actividad social en todo Internet a la vez que se sigue ofreciendo a los usuarios un control sin precedentes sobre la información que comparten, cuándo quieren compartirla y con quién”.

Facebook: “Damos a los usuarios un control sin precedentes sobre la información que comparten, cuándo quieren compartirla y con quién”.

Este debate al final tiene que ver con la decisión de Facebook de activar por defecto todas sus últimas funciones con opción a desactivarlas, en lugar de hacerlo al revés. En la actualidad Facebook sólo está probando la personalización instantánea con un número reducido de partners seleccionados a mano. Sin embargo, la ambición de Facebook es la de convertirse en el punto de encuentro para la personalización en prácticamente todos los sitios de Internet, así que este pequeño grupo de partners pronto podría crecer exponencialmente. Esto, combinado con el fin de la limitación de 24 horas de almacenamiento de los datos que imponía la empresa a los desarrolladores externos podría suponer una grave amenaza a la privacidad de sus usuarios.

Activación opcional vs. desactivación opcional

Hay un motivo para que Facebook ofrezca la desactivación opcional por defecto. Después de todo, esto garantiza a Facebook la mayor base de usuarios posible para estas funciones y la mejor experiencia de usuario posible para quienes quieran usarlas. El ofrecer las nuevas funciones con activación opcional expone a Facebook a la posibilidad (muy real) de que no se registren suficientes usuarios y el alcance de sus iniciativas actuales y futuras sea muy limitado.

Por otra parte, si los usuarios realmente quieren estas funciones, ¿no optarían por usarlas cuando se las ofrecieran? Además, si estas funciones resultan ser realmente útiles, ¿no se extenderá la noticia por Facebook como la pólvora?

¿Debería activar Facebook las funciones por defecto?

Teniendo en cuenta el fracaso de Beacon en 2007 y el reciente debate sobre cómo ha llevado Google el lanzamiento de Buzz, tenemos que preguntarnos si Facebook sencillamente no ha aprendido sus propias lecciones.

Facebook ya aloja más información privada sobre sus usuarios que cualquier otro sitio en Internet. Considerando la trayectoria de la empresa de exponer cada vez más datos personales, probablemente sea el momento de que establezca una política constante de cómo piensa manejar los datos personales en el futuro y hacer que sea muy fácil para los usuarios desactivar cualesquiera iniciativas nueva que expongan más datos de usuario a agentes externos en el futuro.

Original: Frederic Lardinois

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES