Análisis Mobile

Para que el comercio móvil funcione, tenemos que adoptar los pagos móviles (parte 2)

Ésta es la parte 2 de un artículo en dos partes sobre el mercado del comercio electrónico móvil en relación con otras tendencias en móviles.

Foto Teléfonos móviles

En la parte 1 de este artículo, examinábamos los problemas del comercio móvil en relación con otros mercados móviles, como la publicidad y el vídeo móviles, a la vez que también comentábamos algunos de los problemas actuales de los comercios electrónico. Sin embargo, otro aspecto del crecimiento del comercio móvil (o la ausencia del mismo) es el problema de los proveedores de pagos móviles. No hemos comenzado hasta hace poco a ver cambios en este sentido, al menos en mercados desarrollados como EE.UU. Con el reciente lanzamiento de varios servicios de pago nuevos, los consumidores pronto deberían sentirse más cómodos y abiertos a la idea de usar sus teléfonos para hacer compras.

¿Pagar con un móvil? Nada raro en zonas en vías de desarrollo

Curiosamente, el “factor comodidad” a la hora de usar un móvil para hacer una compra es más problemático en el mundo desarrollado. Sin embargo, en los mercados de países en desarrollo, en los que a menudo faltan infraestructuras como sucursales bancarias e Internet de alta velocidad, la gente usa los móviles para toda clase de cosas imaginables, incluyendo banca móvil, transferencias de dinero móviles, educación móvil y medicina móvil.

Por ejemplo, uno de los servicios de transferencia de dinero por móvil de mayor éxito es M-PESA, una empresa de banca sin oficinas que ha triunfado en Kenia, Tanzania y Afganistán. Asimismo, en Sri Lanka, partes de África y otras regiones con un PIB bajo, hay una empresa llamada Amdocs que incluso permite a los usuarios de móviles usar sus minutos como moneda.

Ya más cerca, la reciente asociación entre el proveedor de servicios de móvil Fundamo y Clickatell podría contribuir a incorporar iniciativas de banca móvil a los mercados móviles más avanzados, como los EE.UU. La tecnología de Fundamo se usa actualmente en un tercio de las aplicaciones de banca móvil a nivel global, mientras que Clickatell, con sede en los EE.UU., trabaja con instituciones como First National Bank, Standard Bank, MoneyGram, Capitec, Nedbank, Moneybookers, New Heights Microfinance Bank y otros.

Acostumbrarnos a pagar con el móvil

Un componente esencial para el éxito del comercio móvil es establecer un factor de comodidad entre consumidores cuando se trata de pagar cosas con el teléfono. Hay que señalar la contribución de Facebook en la difusión de esta tendencia. La empresa ha comenzado a hacer pruebas de pagos móviles mediante una asociación con Zong que debería permitir a los usuarios comprar créditos de Facebook mediante sus móviles. Aunque aún no está en funcionamiento, una vez “pulsado el interruptor”, por así decirlo, habrá inmediatamente un gran fondo de clientes en potencia para usar la tecnología de pagos por móvil. Además, tratándose de Facebook, habrá un cierto nivel de confianza en la tecnología. (Sí, sabemos que esto es curioso considerando la cantidad de problemas de piratería que ha tenido Facebook en el pasado, pero, en general, la población media no tendrá tantos reparos.) Además de la asociación Zong/Facebook, hay un servicio de pagos con móvil llamado Boku que ya se ha lanzado dentro de Facebook y en otras redes sociales también.

Entre otras iniciativas de pago con móvil presentadas este año están el lanzamiento por parte de MasterCard de su tecnología MoneySend™ y el lanzamiento por parte de Nokia de su Nokia Money, ambos servicios de transferencia de dinero por móvil. MasterCard está trabajando con Obopay para ofrecer su tecnología de pagos “de persona a persona” a consumidores en EE.UU. Aunque este servicio no está destinado a su uso en venta al detalle con móviles, su disponibilidad contribuirá a consolidar entre los consumidores el concepto de usar los móviles como dispositivos de pago.

Obopay resulta ser también la empresa que da soporte al nuevo servicio de Nokia. Con Nokia Money, los usuarios podrán enviar dinero a otros usuarios de móviles mediante sus teléfonos, además de pagar servicios y facturas y recargar tarjetas SIM de prepago. La empresa lanzará el servicio en Asia y África el año que viene, pero no ha dicho si éste llegará o cuándo a otros mercados, como el estadounidense.

Según David Schwartz, Director General de Producto y Marketing Global de Obopay, las asociaciones como éstas son sólo el comienzo de lo que se va a convertir en una tendencia de primer orden. “Aunque algunos creen que el comercio móvil aún está en pañales, este mercado realmente está creciendo a pasos agigantados”, afirma. “Gartner calcula que para finales de 2009, habrá 74,4 millones de personas usando dispositivos móviles para comprar bienes y servicios en todo el mundo y predice que el número se duplicará para finales de 2012 a nivel global. Desde nuestra aparición hace cuatro años, en Obopay hemos ayudado a innumerables personas a mantenerse en contacto, por ejemplo enviando dinero a un hijo universitario en la otra punta del país hasta o pagando una cuenta entre varias personas; se ha demostrado que es fácil y seguro.”

La experiencia del consumidor cuenta

Con estos servicios de pago móvil en ciernes, la disponibilidad no será el único factor. También es importante asegurarse de que los propios servicios funcionen como se anuncia, manteniendo una simplicidad suficiente para el usuario medio. Bryce Marshall, Director de Servicios Estratégicos de marketing digital directo de Knotice, está de acuerdo. “El futuro del comercio móvil es prometedor, pero hay desafíos”, afirma. “Para que el comercio móvil alcance todo su potencial, deben mejorar tanto la experiencia del cliente como el proceso de transacción.”

Para que la experiencia del cliente sea excelente, las empresas necesitan no sólo desarrollar aplicaciones de pago móviles, sino también estándares. Por eso, este año Visa Inc. se ha asociado con GSMA, un grupo del sector de las comunicaciones móviles que representa a cientos de operadores en todo el mundo para desarrollar estándares para gestión de dinero móvil. Han reforzado su inversión en pagos móviles también en otras áreas, incluyendo una inversión como socio minoritario en Monitise plc, una empresa de pagos móviles británica. También se han asociado con NeuStar para acelerar la adopción de la tecnología móvil a nivel mundial.

Disponibilidad + facilidad de uso + volumen de usuarios = adopción

Con el lanzamiento de todas estas iniciativas de pago móvil por parte de empresas reconocidas como Facebook, MasterCard y Visa, es cuestión de tiempo que los consumidores lleguen a estar suficientemente cómodos con la tecnología de pagos móviles como para que ésta influya en la industria del comercio móvil. Al integrar pagos móviles en aplicaciones móviles, algo parecido a lo que hace Apple mediante sus compras en juegos, el pago por móvil terminará por convertirse en algo natural.

Sin embargo, por ahora, parece que aún estamos en los primeros peldaños de lo que podría ser la mayor tendencia en móviles del futuro, y sólo estamos esperando verla despegar. Para que el comercio móvil triunfe en el mundo desarrollado, tendrá que haber más vendedores que se pasen a este sector, así como nueva tecnología que permita a la gente pagar con sus teléfonos. Ahora sólo estamos presenciando los primeros pasos que se están dando, pero con el crecimiento del mercado de los smartphones (en los EE.UU., 47% más en el 2º trimestre de este año), pronto habrá tantos usuarios de móvil conectados que habrá que prestarle atención.

Sobre el autor de este artículo

admin

Administrador Ticbeat- Pruebas y desarrollo
www.ticbeat.com