Análisis Social Media

Empieza el contraataque a Facebook

Logo Facebook - ReadWriteWeb en espanolLa reacción refleja ha comenzado. Amigo tras amigo tras amigo están publicando la misma carta en cadena en sus actualizaciones de estado con instrucciones sencillas sobre cómo rechazar las nuevas opciones para compartir en Facebook.

Se está extendiendo como la pólvora, pero tenemos que preguntar, ¿ha teniendo en cuenta alguien el lado positivo de estos cambios?

Los estados que estamos viendo, junto con varias variaciones de los mismos, son como sigue:

A fecha de hoy, FB tiene una nueva opción de privacidad llamada “Personalización instantánea” que comparte datos con sitios externos a Facebook y está configurada automáticamente como “Permitir”. Ve a Cuenta > Configuración de privacidad > Aplicaciones y sitios web y desmarca “Permitir”, después vuelve a publicar esto en tu perfil.

¿Van todas y cada una de estas personas a leerse los términos de servicio o la política de privacidad para averiguar qué es exactamente lo que están bloqueando? Lo dudamos sinceramente. Aunque el compartir nuestros datos da bastante miedo, tenemos que preguntarnos si esta cancelación reaccionaria está haciendo que algunos de los que podrían beneficiarse se lo pierdan. Después de todo, ¿realmente nos preocupa tanto que Pandora sepa, desde el momento en que cargamos el sitio, que somos fans acérrimos de Weezer?

La opción en cuestión en realidad se refiere a tres sitios de partners: Docs.com, Pandora y Yelp (estos dos últimos sólo útiles o disponibles en EE.UU.). Desde Facebook, se propone esta experiencia:

Estamos colaborando estrechamente con estos partners para que podáis conectar rápidamente con vuestros amigos y ver contenido relevante en sus sitios. Estos sitios personalizan vuestra experiencia usando vuestra información pública de Facebook.

Al llegar a estos sitios, veréis una notificación de Facebook en la parte superior de la página.

Podéis elegir no participar en la experiencia fácilmente escogiendo “no, gracias” en la notificación de Facebook que aparece en la parte superior de éstos.

La opción en cuestión dice “Permitir a los partners selectos personalizar instantáneamente sus funciones con mi información pública cuando llegue a sus páginas”.

La precaución es algo bueno, pero las historias de terror sobre personas que pierden sus trabajos, mujeres, maridos, etc. por culpa de Facebook podrían haber ido demasiado lejos. Somos una generación aterrorizada constantemente por la idea de que alguien en alguna parte nos haga una publicidad eficazmente observando nuestros “datos” y sabiendo si nos gusta la música country o el rock alternativo de los 90. Sin embargo, ¿es tan terrorífico tener molestos banners de publicidad que nos ofrezcan descuentos en un producto que quizá nos interese realmente? Llevamos camisetas con las que declaramos ser fans de determinados grupos, ponemos pegatinas en nuestros coches expresando nuestros ideales; hasta le decimos a Pandora (o Spotify, o Last.fm) constantemente qué tipo de música nos gusta o no, pero en cuanto oímos hablar de que Facebook comparte esta información (como nuestra lista de intereses musicales), salimos corriendo de terror.

Ahora, después de examinar los términos del servicio, la política de privacidad o incluso el simple texto de la página de opciones, es muy posible que decidamos que no queramos compartir nuestra información.

Esto es perfectamente válido. Pero al menos consideremos las opciones.

Facebook ha ofrecido una copia de la nueva política de privacidad, con todos los cambios resaltados, que podemos examinar antes de decidirnos. Después de todo, la privacidad es una preferencia personal, y algo que debería ajustarse al detalle según nuestras propias reservas y opiniones, no algo que deba determinarse por un textito viral que todo el mundo copie y pegue en su perfil.

Original: Mike Melanson

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES