Análisis

La relación entre los updates de Google y Hacienda

Escrito por César Aparicio

El denominado Penguin 2.0 lanzado el pasado 22 de mayo, ha sido uno más de los innumerables updates que ya ha habido y habrá, es por ello que para evitar sustos, mejor anticiparse.

Internet crece muy deprisa por el simple hecho de que aún hoy no es un entorno maduro. Empresas tan “consolidadas” como Google se mueven un entorno cambiante e incluso altamente volátil. Es por ello, que la única manera de adaptarse al entorno, que en parte ellos mismos generan, es necesario realizar actualizaciones constantes en su algoritmo o forma de actuar. Y es en este punto donde confluyen los updates de Google y Hacienda.

La historia y la economía han ido siempre de la mano y los constantes gastos en inversiones siempre se han tenido que financiar de algún modo. Al principio se establecían impuestos muy generalistas o básicos que casi nadie acababa pagando porque eran fácilmente eludibles: diezmos, pontazgos -cobrar por pasar por un puente- o incluso por el número de ventanas de las casas -Guillermo III de Inglaterra-. A medida que la Hacienda Pública se fue consolidando y aprendiendo de sus errores, la manera de actuar de los diferentes gobiernos fue siendo más ordenada y con menos sobresaltos, pues cualquier resorte que se toque en materia tributaria conlleva repercusiones notables sobre quienes las soportan, en este caso los contribuyentes.

Del mismo modo que con los impuestos, cualquier resorte que se toque en el algoritmo de Google para evitar la elusión o evasión de sus normativas, véase cualquier tipo de “spam”, provoca grandes trastornos a sus usuarios y como suele suceder, ésas repercusiones no las pagan todos, sino aquellos que directamente generan el entorno de riqueza: los sitios web. Como el mercado aún no está maduro, los cambios de Google son muy bruscos, algo así como un Real Decreto que se impone de la noche a la mañana cogiendo a todos por sorpresa para no poder anticiparse al movimiento del hoy gobernador en Internet: Google Inc.

Cuando una técnica de “spam” se generaliza y por tanto se detecta una pérdida de ingresos a partir de ella, sucede lo mismo que cuando Hacienda se da cuenta de que está dejando de ingresar impuestos porque los contribuyentes han encontrado una forma de eludirlos o compensarlos. Un simple ejemplo sería el del tabaco donde en su momento la diferencia entre el precio que se pagaba por una cajetilla y el tabaco de liar era muy importante, por lo que los consumidores -pagadores de impuestos-, cada día en mayor número, comenzaron a consumir tabaco de liar para pagar menos, cosa que reducía los ingresos tributarios. Evidentemente, era cuestión de tiempo que Hacienda subiera los impuestos en este tipo de tabaco para evitar pérdidas de ingresos.

Y esto es lo mismo que sucede hoy con Google. Si se generaliza el posicionamiento de sitios web utilizando técnicas como enlaces en comentarios, Google lo penaliza. Si se generaliza el excesivo uso de anchor texts exactos, Google lo penaliza ¿Por qué? Porque su negocio, es que pagues no que eludas. Es por esta razón que anticipar los puntos que se verán modificados en los Updates de Google es posible… Si lo puede hacer cualquiera, entonces mejor prepárense.

El autor de este post es César Aparicio, economista y MBA. César  Trabaja como consultor de estrategias de marketing online para multitud de compañías de primer nivel y como colaborador con agencias de marketing. Leer más sobre César aquí.

Sobre el autor de este artículo

César Aparicio

César Aparicio es economista y MBA, de ahí le viene su querencia por los números. Trabaja como consultor de estrategias de marketing online para multitud de compañías de primer nivel y como colaborador con agencias de marketing. Y cuando tiene un rato lo dedica como socio a Jamonum.com