Análisis Mobile Tecnología

El iPad de Apple contra el (posible) tablet de Google

Logo Google ChromeGoogle aún no ha confirmado ningún plan formal para lanzar un dispositivo tipo tablet cuando se estrene este año su sistema operativo pensado para netbooks, el Chrome OS. Sin embargo, la documentación que ha aparecido recientemente en el sitio Web del proyecto Chromium, que alberga el código fuente sobre el que se construye Chrome, muestra que un ordenador tipo tablet es un factor de forma que el gigante de Internet está considerando sin duda. Suponiendo que se fuese a lanzar un dispositivo así alguna vez, supondría un enfrentamiento entre la visión del futuro de la computación móvil de Google contra la del iPad de Apple, el esperado dispositivo tablet lanzado el mes pasado con opiniones encontradas.

Aunque tanto el iPad de Apple como el posible tablet Google Chrome tienen un aspecto estilizado y brillante por fuera, estos dos dispositivos no podrían ser más diferentes por dentro. Y, cuando llegue el momento de comprar, los consumidores tendrán que escoger: ¿qué tipo de tablet es el futuro de la informática? ¿El ecosistema bloqueado y cerrado de aplicaciones de Apple, que funcionan sobre hardware propietario, o el sistema operativo basado en navegador de Google, que es tan abierto como la propia red?

Conceptos para el tablet de Google

Antes de entusiasmarnos es importante aclarar un detalle: estos modelos de ejemplo y esquemas de diseño NO confirman la existencia de un ordenador tablet de Google. Los ha publicado el diseñador de Google Chrome Glen Murphy en el sitio de Chromium, y sólo representan conceptos que Google puede estar barajando para su nuevo sistema operativo.

Tablet de Google 1

Dicho esto, no nos sorprendería que uno o más de los “ordenadores Google” que la empresa piensa lanzar tengan forma de tableta. Teniendo en cuenta la publicidad que ha tenido el iPad de Apple, Google no tendrá que vender al público la idea de un ordenador de este formato. Sólo tendrán que convencer a los consumidores de que su tablet es la mejor alternativa.

Aún así, puesto que no se ha confirmado nada oficialmente, los argumentos siguientes son hipotéticos al comparar el iPad con un posible ordenador Tablet de Google.

¿Por qué comprar el “iPad” de Google?

¿Cómo convencerá Google a los compradores para que escojan su tablet en lugar del iPad? Hay dos ideas que nos vienen a la mente inmediatamente. La primera, por supuesto, es el precio. Aunque la gama baja de la línea iPad tiene un precio razonable de 499 dólares, los modelos con mayor capacidad o con conexión 3G hacen que éste llegue hasta los 800 para los modelos de gama alta. Mientras tanto, Google puede vender su sistema operativo con diversos factores de forma a través de varios fabricantes de software (se rumorea que HTC será el primer partner del tablet de Google). Eso permitirá a Google establecer un precio para varios modelos que haga la competencia al iPad de Apple, si no a superar totalmente los precios de éste.

Lo que es más importante, sin embargo, es que el tablet de Google tendrá una ventaja principal sobre el iPad de Apple: tendrá una plataforma abierta de aplicaciones.

El único problema es lograr que los consumidores comprendan lo que supone una plataforma abierta… y que les importe. Mientras que el iPad de Apple estará restringido a ejecutar aplicaciones aprobadas de la App Store de iTunes, un modelo de negocio que levantó protestas cuando los señores feudales de las aplicaciones de Apple bloquearon las aplicaciones populares rivales de su tienda (especialmente, Google Voice), el modelo ha supuesto un éxito increíble para la empresa de Cupertino. El iPhone OS es el sistema operativo para smartphones más popular del mundo, con el Android OS de Google siguiéndole por detrás. Aunque la oferta móvil de Google es mucho más abierta, los consumidores, hasta ahora, han votado con su dinero al escoger el restrictivo modelo “nosotros pensamos por ti” del sistema operativo móvil de Apple y el ecosistema que lo acompaña por encima de la alternativa de “haz lo que quieras” de Google.

Aunque ese concepto puede funcionar cuando se trata móviles, la informática “tablet” podría hacer que los clientes… piensen diferente.

Tablet de Google 2

Tablet de Google 3

La visión de Apple incluye a la propia red

Un ordenador tablet es más como un netbook que un teléfono móvil, y cuando la gente se acostumbre a usar un netbook, esperarán poder usar… Internet. Sin embargo, éste podría ser el fallo del concepto de Apple, al menos por ahora. Por algún motivo, Apple no permite usar contenido Flash en su iPad. Algunos afirman que esto tiene que ver con el tiempo de ejecución, que consume mucha CPU y afecta negativamente al rendimiento del aparato a la vez que reduce la vida de la batería; otros afirman que Flash no es una solución suficientemente “elegante” para Apple, y aún otros afirman que tiene que ver con rivalidades personales entre ambas empresas. Sin embargo, sea cual sea la verdadera razón, a los consumidores les va a dar lo mismo. Una vez que vean que páginas de vídeo como YouTube no funcionan en iPad, que los sitios de noticias como el de la CNN no tienen vídeo, y que el portal de TV Hulu está fuera de su alcance, el iPad, en su opinión, sencillamente no funcionará.

Mientras tanto, el Chrome OS de Google sí funcionará. Permitirá acceder a la Web real… con todo su código cargado de bugs. Mientras que esto podría degradar el rendimiento de la batería en un PC con Chrome, a los consumidores no les importará tanto porque finalmente podrán ver el episodio nuevo de “Perdidos”.

¿Y qué pasa con el HTML5?

ipadNinguno de estos argumentos suponen que el Flash sea el punto decisivo a la hora de escoger un ordenador con tablet. En último término, es probable que Flash quede fuera de juego cuando se popularice el nuevo estándar en la red: HTML5. Con HTML5, los vídeos se reproducirán de forma fluida, sin necesidad de plugins. Por ejemplo, YouTube ya está probando su sitio en HTML5.
Con todo, la decisión de Apple de no admitir Flash supone una diferencia filosófica entre ambas empresas: Google nunca intentaría “romper” la red a propósito. Sin embargo, Apple tiene una visión concreta para sus dispositivos, y si no le gusta cómo está creado algo, no dejarán que se ejecute en su hardware. Flash podría ser la única baja de esta guerra. Esto quiere decir que cualquier empresa que pretenda desarrollar en el futuro nuevas normas o software en Internet, tendrán que trabajar en colaboración con Apple, como tuvo que hacer Microsoft con su tiempo de ejecución Silverlight,  o enfrentarse a las posibles consecuencias de perder el acceso a millones de usuarios de móvil.

Finalmente, estas diferencias harán que los consumidores tengan que escoger entre dos tipos de “gran hermano”: El que vigila nuestra actividad en toda la red, y el que quiere controlar la naturaleza misma de ésta.

Original: Sarah Perez

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES