Análisis Tecnología

Internet Explorer sacrificó la privacidad para vender publicidad

Los usuarios pudieron tener salvaguardada su privacidad en IE 8, pero las ventas del espacio publicitario lo impidieron.  Según  el Wall Street Journal los desarrolladores de Microsoft diseñaron funciones “punteras” que se deshabilitaron porque iban en contra de los intereses de los anunciantes.

Con éstas, Internet Explorer 8 hubiera bloqueado automáticamente herramientas de seguimiento de terceros, como los “beacons”.

Según el reportaje, las funciones de privacidad desataron un debate interno en 2008 entre ejecutivos concentrados en los ingresos y desarrolladores que querían mejorar Internet Explorer 8 para los consumidores para recuperar la cuota de mercado perdida frente a navegadores como Mozilla Firefox.

Un alto cargo de la división de publicidad online de Microsoft se irritó al saber de las funciones de privacidad y protestó alegando que el plan obstaculizaría las ventas de anuncios por parte de Microsoft y otras empresas. Microsoft afirmó tener en cuenta consideraciones como los ingresos por publicidad para sitios públicos antes de hacer retroceder el plan. Finalmente, Microsoft incluyó una función llamada InPrivate Filtering, pero los usuarios deben activarla cada vez que abran el navegador, en lugar de tenerla en funcionamiento por defecto. InPrivate Filtering detecta posibles herramientas de seguimiento bloqueando cualquier contenido de terceros que aparezca en más de 10 sitios Web visitados.

Microsoft también canceló otra función propuesta, conocida como InPrivate Subscriptions, que habría bloqueado automáticamente direcciones Web que apareciesen en “listas negras” recopiladas por grupos de privacidad, según el artículo del WSJ.

Más del 60% de todos los usuarios del mundo usan Internet Explorer, según Net Applications, una empresa de analíticas que estudia la cuota de mercado de los navegadores. Firefox va en segundo lugar con casi el 23% y Chrome es el tercero con cerca del 7%.

Los tres navegadores evitan que se instalen las cookies, los fragmentos de texto que guardan información sobre usuarios específicos y se pueden usar para seguir a un usuario en múltiples sitios. Sin embargo, la opción no siempre es fácil de encontrar. Sólo un navegador, el Safari de Apple, está configurado por defecto para bloquear todas las cookies de terceros, y aún se puede seguir a los usuarios mediante otros tipos de herramientas.

Original: Adrianne Jeffries

Traducción: Marco Fernández

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES