Análisis Innovación

¿Innovar o imitar? El problema de la innovación en las startups

Fotografia - Lady Gaga - ReadWriteWeb-es¿Qué resulta más rentable?, ¿cuál es la mejor estrategia empresarial para las startups? Se tiene la opción de invertir en innovación o podemos adaptar la investigación de otras empresas a nuestras necesidades. ¿Cuál es la mejor estrategia?, ¿nos adelantamos al mercado y conseguimos una ventaja competitiva frente al resto o esperamos a que lo hagan otro y mejoramos su innovación?

Aunque la copia a menudo se considera un signo de falta de imaginación, algunos estudios han demostrado que la imitación realmente lleva a una mejor innovación. Cuando el sitio de reseñas de negocios Yelp añadió distintivos y títulos nobiliarios a sus funciones de registro de lugares hace unas semanas, parecía claro que lo hacían como respuesta a esas mismas funciones, popularizadas por el servicio de red basada en la localización Foursquare.

Siguiendo estas mismas ideas, en una de las recientes conferencias denominadas TED talk, Johanna Blakely describe cómo una de las empresas más aplaudidas por su creatividad e innovación, la de la moda, realmente ofrece muy poca protección IP a los diseñadores. Aunque los diseñadores de moda pueden solicitar el registro de marcas, no pueden ostentar el copyright ni la patente de sus prendas. Blakely afirma que los tribunales han fallado en múltiples ocasiones que las prendas son “demasiado utilitarias” como para protegerlas con copyright.

La presentación de Blakely, y el modelo de IP para la industria de la moda, suponen un argumento firme para tener menos restricciones a la hora de compartir y copiar, y no más. Refutando el argumento de que sin propiedad no hay incentiva para innovar, Blakely afirma que la industria de la moda promueve una “ecología de creatividad” abierta. De hecho, Blakely señala varios de los beneficios que la industria de la moda obtiene de las copias, incluyendo la diseminación rápida de las tendencias de moda por todo el mundo y la aceleración en innovación creativa.

Citando estadísticas que muestran que las ventas brutas de industrias con poca producción de IP superan con mucho las ventas de sectores con mucha protección, Blakely afirma que la relación de la industria de la moda con el copyright y las patentes podría ser un modelo para otras industrias.

Es cierto, no todas las imitaciones infringen los copyrights o las leyes de patentes. Pero incluso si no infringe la ley, a menudo ofenden nuestra sensibilidad.

América innova, Europa adapta

Los empresarios Martin Varsavsky y Loic Le Meur han declarado recientemente en la Red Innova 2010 que las empresas americanas innovan sustancialmente más que las europeas. Le Meur cree que la poca creatividad europea está matando al Viejo Continente, “cuando visité Francia el otro día, ya había dos copias de Foursquare. Tenemos que dejar de tener esa mentalidad y fomentar tener más ideas propias. En Silicom Valley las personas que copian son unos apestados sociales”. Varsavsky, por su parte, apuntó que tanto en España como en países de Latinoamérica las empresas tienen una escasa diversificación y una fuerte tendencia psicológica a pensar siempre en el lado negativo de las palabras”.

¿Qué opinan los lectores?, ¿cómo está nuestro panorama?, ¿tenemos suficiente imaginación?, ¿deberían las starups preocuparse por innovar o incluir la imitación estrategia comercial?

Fotografía: Domain Barnyard

Original: Audrey Watters

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES