Análisis

Impresoras 3D domésticas por menos de 400 euros

Escrito por Sandra Arteaga

Un proyecto de Kickstarter pone en el mercado The Buccaneer, una impresora 3D por un precio inferior a los 400 €, para replicar objetos de plástico en casa.

Cada vez oímos hablar con mayor frecuencia del potencial de las impresoras 3D para los entornos empresariales, educativos y domésticos. Aunque en el mercado ya existen alternativas bastante asequibles y fáciles de utilizar, los principales problemas para su uso masivo continúan siendo, por un lado, el elevado precio en comparación con las impresoras de papel, y, por otro, que en muchos casos requieren un complejo proceso de montaje y conocimientos avanzados en software de diseño CAD para crear los modelos de plástico. Con el objetivo de superar estas barreras, la empresa Pirate3D creó un proyecto en Kickstarter para lanzar al mercado Buccaneer, la primera impresora 3D ya montada por un precio verdaderamente asequible para el mercado europeo, 497 $ (unos 400 €). En dos horas obtuvo la financiación necesaria para su producción y comercialización, resultado que hace patente el interés de los usuarios por la llegada de impresoras 3D para el hogar.

Según explican sus creadores en el vídeo promocional, con Buccaneer cualquier persona puede crear fácilmente sus objetos, bien diseñándolos con software CAD, bien empleando algún modelo del catálogo de la impresora o bien descargándolo de la web. Buccaneer tiene el aspecto de un producto comercial, con los componentes ocultos bajo una tapa, está equipada con una app Android y tiene conexión wifi para poder buscar y descargar los diseños de Internet, características con las que no cuentan otras impresoras.

Dimensiones de impresión

El inconveniente de Buccaneer frente a otras impresoras 3D es el tamaño de los objetos que puede imprimir. Las dimensiones máximas que puede reproducir son de 15x10x12 centímetros, muy cerca de los 15 centímetros cúbicos del modelo más económico (823€ para el mercado europeo) de la empresa china PP3DP, aunque un poco más lejos de los 30 centímetros cúbicos que puede imprimir The Replicator, la impresora más barata de la empresa Makerbot, con un coste de unos 1.500 €. No obstante, comparando los precios y las funcionalidades, la Buccaneer puede salvar las diferencias. El material que emplea para la impresión es el mismo que otros modelos, el plástico ABS, y Pirate3D suministra una cantidad atendiendo al importe de la aportación.

Escáner 3D doméstico

Pero el interés por la impresión 3D en los hogares no queda sólo aquí. Confiando en el potencial de la impresión 3D doméstica, Marketbot ha dado un paso más allá con Digitizer, un escáner 3D que será capaz de crear copias digitales de objetos físicos con gran exactitud para que los usuarios domésticos puedan personalizar y compartir los diseños. El dispositivo está equipado con medición láser, cámaras y motores para replicar las formas, ángulos y dimensiones del objeto original, que pueden reproducirse directamente o editarse para personalizar el diseño. De esta manera, será mucho más cómodo y rápido realizar copias con la impresora 3D, haciendo más sencilla la reproducción de objetos en el hogar. Marketbot aún no ha confirmado ni el precio ni la fecha de lanzamiento de Digitizer, pero todo apunta a que en pocos meses estará disponible en el mercado.

Sobre el autor de este artículo

Sandra Arteaga

Sandra Arteaga es periodista y escribe sobre informática y tecnología de consumo desde hace más de nueve años. Cacharrea con ordenadores desde la era de Spectrum y no hay videojuego que no haya probado ni joystick que no haya pasado por sus manos.
Escribo reportajes de actualidad e Internet y prácticos en Personal Computer & Internet desde 2008.