Análisis Tecnología

El gran hermano te vigila, el futuro de la privacidad

Imagen - Illuminati - ReadWriteWeb-es¿Qué pasaría si nuestras actividades se observasen y grabasen de manera que no sólo nos pudiesen pillar al cometer cualquier delito, sino además maximizar la cantidad de dinero que ganan vendiéndonos cosas? Un editorial de Toby Considine en Automated Buildings sugiere que esto se está convirtiendo rápidamente en el futuro que nos espera.

Fotografia - Aparatos de vigilancia - ReadWriteWeb-esConsidine pone como ejemplo una condena por asesinato en el Reino Unido basada en pruebas obtenidas mediante análisis de frecuencia de red eléctrica. Aunque los investigadores llevan mucho tiempo obteniendo estos datos al descifrar leves señales procedentes de las máquinas que utilizamos, la novedad es el enorme aumento del número de dispositivos de los que se puede hacer el seguimiento. El coste de capturar y almacenar los datos también sigue bajando. Aquí es donde entra el vendedor de talento que sabe que cuanta más información tenga sobre nosotros, más dinero ganará. A continuación llega una nueva era de un billón de dispositivos conectados a la red, conocida como Internet de los objetos.

¿Privacidad?

El editorial de Considine llevaba un título notable y un extenso subtítulo: “Energía inteligente y el fin de la privacidad: ya no hay razón para descartar la información. Los datos de funcionamiento serán el nuevo campo de batalla por la privacidad”.

Google Street View

Como oímos repetidamente, los coches de Google han tenido problemas por recorrer los vecindarios recogiendo datos de tráfico en Internet. Éste es uno de los problemas relacionados con la privacidad que está teniendo la empresa por sus actividades. Considine cita la base de estas preocupaciones por las cuestiones legales que están surgiendo al decir:

“Sin privacidad, el contrato social cambia. La tolerancia cero combinada con la falta de privacidad elimina todos nuestros derechos civiles. El CEO de Google ha afirmado ‘La privacidad está muerta, acostumbraos’. Por otra parte, el tribunal supremo alemán ha ordenado recientemente el borrado de todos los datos de torres de telefonía móvil, tráfico online, seguimiento de mensajería instantánea y otros ‘actos personales’. La lucha por la privacidad ya es algo público. Cuanta más gente esté al tanto, a más gente le importará”.

Querrán controlarnos como controlan los casinos

Considine también explica cómo un early adopter de la creación de perfiles de datos únicos para cada individuo son los casinos de Las Vegas en EE. UU. Los centros de datos súper-secretos de la cadena estadounidense de tiendas Wal-Mart en Missouri y Arkansas, hace tiempo que son objeto de sospechas de uso de tecnologías de vigilancia similares. En pocas palabras, se está examinando nuestro comportamiento para maximizar los beneficios que pueden obtener de nosotros. Lo que es más, una vez que los usuarios comiencen a conectar sus hogares a una rejilla inteligente para que sean más ecológicos, puede que los representantes de ventas no autorizados puedan distinguir nuestros modelos de comportamiento a la hora de comprar por el tipo de dispositivos que conectemos a las paredes. ¿Qué pasaría también si no supiésemos que estamos enviando una señal a los anunciantes televisivos cada vez que saquemos comida de nuestra nevera conectada a Internet?

Fotografia - Espia - ReadWriteWeb-es

El Centro para la Democracia y la Tecnología estadounidense publicó un informe sobre cómo la señalización digital con reconocimiento facial y los sensores RFID van a identificarnos y a comunicarse con nosotros de modos que resulten rentables para los anunciantes. ¿Y qué pasa con nuestro derecho a decidir no participar? ¿Podrán vender estos anuncios nuestro reconocimiento facial y datos sobre compras a otros anunciantes?

Vigilancia pública

No va a ser fácil aprender a mantener nuestra privacidad entre tantas máquinas nuevas conectadas a la red. Sin embargo, los líderes de la UE e incluso el Congreso de los EE. UU. están empezando a tomar nota. A medida que siga desarrollándose el Internet de los objetos, irán surgiendo más cuestiones referentes a la privacidad.

Si algún lector tiene más datos que puedan servir de ayuda a los demás en lo referente a este tema, le invitamos a compartirlo en los comentarios.

Fotografías (en orden): Wiki Commons, John Delorey y A. Strakey

Original: Deane Rimerman

Traducción: Marco Fernández

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES