Análisis Tecnología

Google: enlazar a material con copyright no es delito

Logo Google - ReadWriteWeb-esEn lo que parece un intercambio de papeles, Google ha presentado una demanda contra Blue Destiny Records en un intento por asegurar que no ha infringido los derechos de copyright de este sello discográfico. Blue Destiny Records había demandado previamente a Google, pero retiró la demanda afirmando que la presentaría de nuevo más adelante.

Blue Destiny Records demandó a Google en un principio por infracción de copyright en diciembre de 2009 por unos enlaces a contenido con copyright alojado en Rapidshare. Según la nueva demanda: (PDF en inglés) por parte de Google, Blue Destiny Records pretendía hacer responsable a Google “por infracción de copyright con motivo de que el proveedor había enviado o enlazado a los usuarios a una ubicación online que contenía material que constituía infracción o actividades que suponían infracción usando herramientas de información de ubicación que incluían un directorio, un índice, referencia, un indicador o un enlace de hipertexto”.

Según un artículo del Hollywood Reporter por Eriq Gardner, esta demanda original afirmaba que Rapidshare estaba administrando “un centro de distribución de copias ilegales de obras con copyright, y que Google (y el buscador Bing de Microsoft) estaban ayudando a sostener la empresa.”  Google afirma en esta última demanda que respondió “expeditamente” a las quejas del sello discográfico según la Digital Millenium Copyright Act (DMCA) “eliminando o deshabilitando el acceso a los enlaces que dirigían a páginas Web que supuestamente contenían material que infringía los derechos de copyright de BDR” y que debería estar protegida por la declaración de puerto seguro de esta ley.

Según Gardner, esta acción también favorece a Google al trasladar la demanda al juzgado del Noveno Circuito, donde se falló a favor de Google en el “litigio con Perfecto 10, un publicador de material de entretenimiento para adultos que intentó castigar a los buscadores por indexar fotografías con copyright”.

La duda que se nos plantea en este caso es por qué decidió el sello discográfico pedir que se retirase su demanda original sólo para esperar a volver a presentarla más adelante. Según la demanda por parte de Google, el sello informó repetidamente al buscador de que pretendía volver a presentarla en el futuro. Si Google retiró contenido identificado en una solicitud de  retirada según la DMCA, debería aplicarse el puerto seguro y la empresa debería quedar protegida. ¿Acaso el sello intentaba preparar una demanda de mayor envergadura? Parece ser que Google quiere preservar su modo de hacer negocios, según el cual, su buscador puede indexar sin preocuparse por el copyright y sólo necesita actuar cuando se emite un aviso de retirada según la DMCA. Un fallo que hiciese a Google responsable por el contenido protegido con copyright, que retiró después del aviso, significaría que la empresa debería ser mucho más selectiva a la hora de indexar contenido.

El acto de enlazar no debería constituir un delito, especialmente cuando la empresa cumple con las solicitudes de retirada según la DMCA, y éste parece ser el argumento que esgrime Google. Hace poco sucedió algo parecido al retirarse un tweet por parte de Twitter.

¿Deberían criminalizarse los enlaces? ¿O este tipo de demanda por infracción de copyright debería reservarse para quienes alojan el propio contenido? Además, como preguntábamos al examinar el caso de las retiradas según la DMCA y Twitter, ¿cuántos grados de separación debe haber para que un enlace deje de ser un acto criminal? Si enlazamos a Google, que enlaza a Rapidshare, que aloja el contenido, ¿también deberíamos ser responsables por la infracción del copyright?

Esperamos que no sea así.

Original: Mike Melanson

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES