Análisis

El valor y las limitaciones de las recomendaciones en Internet

Fotografia - Cabeza metida en la arena - ReadWriteWeb en espanolQuizá nos repitamos mucho con este tema, pero una entrada del blog de Robert Scoble sobre cómo las gráficas sociales maleables podrían cambiar la dirección de los servicios basados en la geolocalización nos ha recordado la delgada línea sobre la que caminamos todos.

Las gráficas sociales maleables, como los motores de recomendaciones y las búsquedas personalizadas, suenan a la onda del futuro, pero tememos que si no se usan adecuadamente, el resultado sea que nunca volvamos a oír una opinión desagradable, o a ver nada ajeno a nuestro día a día.

El argumento de Scoble: La geolocalización morirá si no innova

Estamos de acuerdo con gran parte de lo que expone Scoble en su entrada: estamos en los primeros días de los servicios de geolocalización, y Facebook podría aplastar fácilmente a servicios como Gowalla y Foursquare si lo hace bien. Lo que sugiere para estos servicios es usar lo que denomina “gráficas sociales maleables”, esto es, un conjunto de conexiones que cambian como respuesta a las condiciones del mundo real.

Algunas de sus sugerencias y críticas son muy acertadas, como cuando comenta que no sirve de mucho que al ir a lavar el coche, Gowalla le recomiende entrar en una tienda de lámparas. Entrar en la serie de televisión “24” y charlar con otros fans parece una buena idea que Miso ya está trabajando, al tiempo que SuperGlued cobra protagonismo a la hora de reunir a usuarios con gustos similares para eventos musicales.

… Y luego todo sale mal

Cuando Scoble comienza a sugerir que, por haberse identificado como demócrata en Facebook, no debería encontrar ninguna “porquería republicana” en su flujo de noticias, es cuando empezamos a sospechar que pasa algo raro.

Al igual que afirmábamos cuando descubrimos que Google estaba personalizando una de cada cinco búsquedas, toda esta recomendación, personalización y filtrado puede relegarnos a una especie de cámara de resonancia en la que sólo encontremos opiniones seguras y aprobadas previamente por nuestras acciones. Sin embargo, parte de lo que nos gusta tanto de Facebook es tener debates con amigos que nunca podríamos tener “en la vida real”.

Si publicamos cualquier vídeo político controvertido en nuestro perfil, y criticamos el contenido, o mostramos nuestro apoyo por lo que se dice, veremos qué clase de debate inesperado se produce.

Puede que no termine bien, pero quizá terminemos aprendiendo algo si todo el mundo mantiene la suficiente educación como para realmente intercambiar ideas e información. A no ser que realmente creamos que un bando siempre tiene razón y el otro se equivoca siempre (una idea ridícula), excluir cualquier contenido con el que no estemos de acuerdo sin duda no hará más que fabricar más personas que creen estar absolutamente en lo cierto. Al fin y al cabo, todo lo que leen en Internet les envía este mensaje.

…¿O no es así?

Sin embargo, cuando Scoble habla sobre gustos y reseñas, como su refinado gusto por el sushi en comparación con “porquerías fritas que ni siquiera [él] sabe pronunciar”, la cosa empieza a tener sentido de nuevo. Quizá sea porque lo único que está en juego en este caso es perderse una buena comida.

Lo que pasa es lo siguiente: Yuzu es un sitio estupendo para amantes del sushi avanzado. He comido Sushi por todo el mundo, en lugares como Tokio, Yokohama, Nueva York, Londres y otros. Me encanta el sushi avanzado. Busco restaurantes que preparen el sushi bien. Pero la mayoría de la gente no es como yo. A la mayoría de la gente ni siquiera le gusta el sushi. Por lo tanto, si les llevan a rastras a un sitio como éste, intentan pedir sushi “americanizado”, como, ejem, los rollos California. O porquerías fritas que ni sé pronunciar. Eso NO es sushi. En cualquier caso estos, ejem, novatos, llegan a Yuzu y se encuentran con que todas esas otras historias “sin sushi” son terribles. Por es le dan una puntuación baja. ¿Qué me parece a mí? Me dan exactamente lo mismo todas esas historias sin sushi cuando busco un restaurante de sushi, por eso le doy a este lugar cinco estrellas. Así pues, Yelp NO tiene una gráfica social maleable. No podemos filtrar a todos los “novatos del sushi” a quienes de todas formas el sushi no les gusta.

Las gráficas sociales maleables, los motores de recomendación, las búsquedas personalizadas y similares pueden tener usos estupendos y ser herramientas de lo más útil. Podemos descubrir toda clase de cosas que quizá nos hemos estado perdiendo porque de otro modo se habrían extraviado en el abrumador torrente de información. Según afirma Scoble, para mantenerse a flote, la industria debe usar esta clase de herramientas en combinación con la geolocalización.

Sin embargo, una vez que volvemos al terreno ideológico, creemos que esta postura puede ser poco consistente. Lo que tememos es que la gente necesita salir de estos filtros, porque de otro modo nunca conocerán lo inesperado y nunca verán puestas a prueba sus ideas.

Por supuesto, éste no es un debate entre blanco o negro. Tampoco se trata de que nos recomienden el contenido o encontrarnos de golpe con toda la avalancha de datos de Internet. Existen graduaciones y puntos intermedios, y a veces quizá lo único que queramos es saber de qué hablan todos nuestros amigos. Pero incluso en este acaso, ¿sólo queremos saber de qué hablan nuestros amigos para estar seguros de que estamos de acuerdo?

Las diferentes opiniones e ideas y un debate animado de las mismas son esenciales para una sociedad libre y en desarrollo. En esta cuestión, imploramos a Facebook, Google, My6Sense, Twitter y todos los demás que por mucho que nuestros amigos republicanos nos fastidien, por favor, no les silencien. De ser así, no vamos a llegar a ninguna parte.

Una cosa más

Una vez dicho todo esto, tenemos que confesar un detalle insignificante. ¿Dónde hemos encontrado el artículo de Scoble? ¿En el caos sin filtros que contiene todas las opiniones diferentes del mundo? Para nada.

De hecho, era la tercera historia que aparecía en nuestro Twitter Times, un sitio Web que crea una página personalizada del estilo de un periódico y específicamente a nuestra medida examinando todos los enlaces que twitean y retwitean todos los usuarios a los que seguimos en Twitter.

Como para meternos con la personalización, ¿verdad?

La entrade de Robert Scoble puede leerse aquí.

Original: Mike Melanson

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES