Análisis Social Media

Facebook, te equivocas: la privacidad sigue siendo muy importante.

Facebook, te equivocas. La privacidad es importante.

Mark Zuckerberg aseguró en una entrevista este fin de semana que el mundo ha cambiado, que se ha hecho más público y menos privado, y que si tuviera que lanzar Facebook hoy utilizaría por defecto la controvertida nueva política de privacidad.

Pero a juzgar por las reacciones que ha despertado nuestro post sobre estas declaraciones, no todo el mundo está de acuerdo con el fundador de Facebook.

¿Se ha hecho la sociedad menos privada o es simplemente Facebook quien empuja a los usuarios de Internet en esta dirección? Creo que Facebook se equivoca, que está cometiendo un grave error al olvidar sus orígenes y al despreciar ahora la privacidad de los datos de sus usuarios.

En los inicios de Facebook y durante la práctica totalidad de su existencia su valor diferencial era que los datos del usuario sólo eran visibles para el grupo de usuarios que este aceptase como amigos. Pero desde Diciembre de 2009 el nuevo estándar hace que las fotos del perfil, listas de amigos, páginas favoritas, textos y vídeos publicados estén accesibles a cualquiera. Así lo marca la nueva política de privacidad de Facebook.

A continuación detallamos 3 razones por las que Facebook se equivoca, que contradicen la opinión de Mark Zuckerberg de que la sociedad está cambiando y por las que no queremos que el mundo sea un lugar mucho menos privado.

Que nuestras preferencias evolucionen no significa que queramos que nos limiten nuestros derechos.

Supongamos que Mark Zuckerberg tenga razón, y que la gente quiera compartir con el mundo entero cada vez más aspectos de su intimidad. ¿Qué tiene esto que ver con eliminar derechos de los usuarios y forzarles a compartir ahora su información?

La intimidad es un derecho fundamental de la humanidad, y si bien en la red social esto parece tener matices, en el caso de Facebook estamos hablando del germen que permitió su desarrollo en todo el mundo. ¿Por qué rendirnos tan fácilmente? ¿No debería preocuparnos especialmente este cambio, dado que cada vez más nos relacionamos interactuando con el uso de  esta y otras redes sociales, todas ellas creadas por empresas como servicios a la sociedad?

Resulta dificil de creer que los cientos de millones de usuarios registrados de Facebook estén deseando darle la espalda a su derecho fundamental, y si Facebook realmente cree que esto es así, ¿porqué no lo consulta abiertamente?

La intimidad no es únicamente el secreto.

Como sostiene el estudiante de Derecho de la Universidad de Massachusetts Chris Peterson en su Tésis Doctoral, debemos entender hoy en día la intimidad más como la integridad del contexto que como un secreto absoluto. La realidad contemporánea de la intimidad en Facebook está tratada en su tésis titulada “Salvando la cara: la arquitectura de intimidad de Facebook” (disponible sólo en inglés, formato .pdf).

Peterson sostiene que la idea de que cualquier cosa publicada tenga que estar concebida para su distribución al gran público es un concepto anticuado, de la época cuando publicar contenido era algo costoso, que requería un significativo esfuerzo. En la actualidad sucede todo lo contrario: publicar es gratuito y sencillo, y se está publicando información que no en todos los casos es apropiada o está dirigida a la opinión pública.

En oposición a lo que está haciendo Facebook, Peterson sostiene que un acercamiento mucho más adecuado al concepto de intimidad se basa en el contexto. Emitimos nuestros mensajes en un contexto apropiado (no beber en la iglesia o no rezar en el bar) y esperamos conocer cómo este mensaje será distribuido.

Considerarías una violación de tu derecho a la intimidad que un conocido cogiera tus fotos en un bar y las enseñara a la gente en la iglesia. Ni es el contexto apropiado ni es la distribución esperada de este mensaje, y sin embargo un bar es un sitio público al fin y al cabo, no absolutamente secreto ni privado. Debemos entender por tanto la intimidad como algo que va más allá del mero secreto.

Al publicar abiertamente la información personal del usuario, sus conversaciones y su actividad en la red social, Facebook está eliminado el contexto en el que estas conversaciones tuvieron lugar.

El fundador de Facebook solía decir que la gente compartiría más información si tuvieran la garantía de que iba a ir dirigida únicamente a su grupo de confianza, que la privacidad “es el vector sobre el que opera Facebook“. Y ahora al parecer ha cambiado de opinión, y como ya hemos dicho, sus argumentos no nos convencen.

Muchas personas necesitan poder controlar su información personal.

¿Acaso la gente ya no necesita poder controlar la difusión de parte de su información sólo a un grupo reducido de sus amigos? Según Facebook, ya no.

Y sin embargo hay una larga lista de gente que lo sigue necesitando, incluyendo gente que ha sido maltratada, gente que quiere seguir manteniendo privado su credo o sus preferencias sexuales, que tenga miedo a perder su empleo o que simplemente ha sido intimidada en algún momento de su vida. Y esta lista de hecho es lista es una gran parte del mundo. Quizás la Élite de dirigentes de Facebook no necesiten tener el control del acceso a su intimidad, pero seguramente muchos de ellos sean socialmente menos vulnerables y dispongan de más medios que el común de usuarios.

Uno de nuestros lectores comentaba en respuesta a Mark Zuckerberg:

Como testigo en un caso de custodia infantil, estoy siendo acosado, y creédme si os digo que el hecho de no poder elegir qué es buscable y qué no es una gran diferencia para mi. No tengo nada que esconder ni de lo que arrepentirme, pero el hecho de perder capacidad de elegir mi intimidad me afecta seriamente.

Historias como esta son mucho más comunes de lo que uno puede llegar a creer, y limitar el control del usuario sobre su privacidad impide a millones de personas participar de forma segura e ínitima en la red social.

Decenas sino cientos de millones de personas en el mundo tienen motivos para querer limitar la visibilidad de su información personal, y aun así tienen derecho y quieren compartir su información sólo con su grupo de confianza. Facebook ha tenido un tremendo éxito a nivel mundial basándose en esta premisa, y debería ser capaz de seguir creciendo sin necesidad de dar este giro de 180 grados en su política de privacidad.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.