Análisis Mobile

Más hombres que mujeres usan Android

Droid de VerizonEn comparación con algunos de los otros smartphones del mercado, los propietarios de teléfonos con el sistema operativo Android de Google son predominantemente hombres. Este descubrimiento procede del último informe de métricas de móviles de la empresa de análisis AdMob, que revela que el 73% de los usuarios de Android son hombres. Sin embargo, en las plataformas iPhone, iPod Touch y Palm, la proporción de hombres y mujeres está mucho más igualada. Sin embargo, los hombres siguen siendo la mayoría incluso en estos dispositivos, con cifras del 54% al 58%.

Éste es uno de los descubrimientos del informe de enero de la empresa, que también examinaba las edades de los propietarios de smartphones, la tendencia a descargar y pagar por aplicaciones móviles y el interés en comprar el iPad de Apple cuando esté disponible.

A los jóvenes les encantan el iPod Touch y las aplicaciones gratis

La mayoría de las estadísticas publicadas por AdMob no son muy sorprendentes. Por ejemplo, los usuarios de iPhone tienen más intención de comprar un iPad que los propietarios de otros smartphones. Aunque un 16% afirmaban que pretendían comprar el nuevo ordenador de tableta cuando llegue en marzo, sólo el 11% de los usuarios del sistema operativo Palm y el 6% de los usuarios de Android afirmaban lo mismo. Este hallazgo se puede atribuir fácilmente al llamado síndrome “fanboy” entre los propietarios de productos de hardware de Apple, esto es, la tendencia de los usuarios de Apple a querer comprar más productos de la marca. Esto que a veces se describe como fanatismo realmente es la expresión de la popularidad de la marca y la repetición de su negocio con los consumidores.

Otra estadística interesante, aunque también fácil de explicar tiene que ver con los hábitos de compra de los propietarios de iPod Touch y iPhone. Quienes poseen dispositivos iPod Touch, más asequibles, suelen descargar más aplicaciones gratuitas que los propietarios de iPhone. Además, descargan muchas aplicaciones. Por término medio, los propietarios de iTouch descargan 12 aplicaciones al mes, lo que es un 37% más que los usuarios de iPhone y Android. También pasan más tiempo jugando con sus aplicaciones: 100 minutos al día, un 25% más que los usuarios de iPhone y Android.

Descargas medias gratis y de pago

En un principio, estos datos pueden darnos que pensar, pero, después de todo, ¿no tiene el iPod Touch exactamente el mismo sistema operativo que el iPhone? ¿Y acaso su conectividad limitada al Wi-Fi no limita la funcionalidad de muchas de sus aplicaciones, ya que tantas de ellas requieren de una conexión a Internet para funcionar? La respuesta a ambas preguntas es sí. Sin embargo, la razón por la que los usuarios de iPod parecen más activos y participativos se explica en otra parte del informe. Según la demográfica, son mucho más jóvenes. El 78% de los usuarios de iPod Touch son menores de 25 años (comparado con el 25% de los usuarios de iPhone) y a menudo son también estudiantes. Éste es el tipo de usuario que tiene tiempo para jugar con muchas aplicaciones. Tampoco es de sorprender que sean los menos proclives a pagar por ellas. Los propietarios de iPod Touch descargan una media de 10,5 aplicaciones gratis al mes, y sólo un 1,6 han pagado por sus aplicaciones durante el mismo período. Sin embargo, los propietarios de iPhone descargan 7 aplicaciones gratuitas al mes y 1,8 de pago.

¿Por qué tantos hombres usan Android?

La única estadística que destaca realmente del informe es la variación de género entre los usuarios de Android. Con la proporción de 78%/22% entre hombres y mujeres, la pregunta que surge es ¿por qué hay tantos hombres entre los usuarios de Android? Hay una amplia gama de smartphones con Android entre los que elegir, desde los elegantes y brillantes HTC a los Droids con teclado de Motorola y Verizon. En otras palabras: hay un Android para cualquier tipo de persona.

Usuarios y usuarias por plataforma

Lo único que se nos ocurre es que la tendencia de las estadísticas hacia los hombres puede tener que ver con las últimas acciones publicitarias del Droid. Los anuncios del Droid de Verizon expresan el mensaje de que estos dispositivos son el equivalente a tener un “robot en el bolsillo”, y en el último aparece el dedo de un robot tecleando búsquedas rápidamente en el teclado en pantalla del teléfono. Aunque podemos decir que seguro que a muchas mujeres también les gustan los robots (especialmente las que estén interesadas en leer este artículo sobre estadísticas de smartphones), una campaña que usa robots y nos recuerda todas las cosas que el Droid es capaz de hacer y el iPhone no, es un intento muy poco sutil de despertar el ego masculino y el deseo estereotipado de los hombres de estar por encima de sus iguales. Y eso no es lo peor de todo. Otro anuncio de Android detectado por el blogger de CNNMoney Elmer DeWitte en diciembre estaba dirigido al público masculino en “el anuncio televisivo más cargado de testosterona visto hasta el momento”, como señalaba DeWitte entonces.

En el texto del anuncio se leía:

Droid. ¿Debería ser bonito un teléfono? ¿Debería tratarse de una Miss con su diadema y sin la más remota idea sobre tecnología digital? ¿O debería ser rápido? Tan rápido como un caballo de carreras atado a un misil Scud. Nos decantamos por lo segundo. Por eso, hemos construido un teléfono así. Atraviesa la red como una sierra radial un plátano maduro. ¿Se trata de un teléfono tipo figurita de porcelana? ¿De verdad? No. No es una princesa. Es un robot. Un teléfono que pasa de la cosmética y apuesta por la funcionalidad.

Así pues, felicidades, expertos del marketing. Parece que habéis tenido éxito en vuestro intento de atraer a los machos hacia vuestro teléfono. Sin embargo, al ignorar a las posibles usuarias, estáis haciendo un flaco favor a este smartphone. El Droid y otros teléfonos basados en Android son potentes, atractivos y fáciles de usar, y deberían resultar muy atractivos.

Quizá ha llegado el momento de recordárselo también a ellas. Después de todo, está demostrado que la brecha digital de género no existe en la red.

Original: Sarah Perez

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES