Análisis Tecnología

Las direcciones IPv4 se terminan, se impone el paso al IPv6

Logo IPv6 - ReadWriteWeb-esEl Internet actual se construyó en gran medida sobre el IPv4 o Protocolo de Internet versión cuarta, presentado en 1980. Ahora, tras tres décadas y con el Internet móvil trazando un arco luminoso por el firmamento virtual, Internet se está quedando sin direcciones IP disponibles. Esto es lo que mantienen los 130 delegados de la Cumbre del IPv6 reunidos en el Dublin Castle en Irlanda.

“A pesar de tener casi cuatro mil quinientos millones de direcciones, las predicciones estiman que IPv4 llegará a su capacidad máxima para septiembre de 2011”, según el director del Grupo de Trabajo Irlandés pra el IPv6 Mícheál Ó Foghlú.

Éstos reconocen tres valores críticos que impulsan la demanda actual de direcciones en Internet.

  1. Los usuarios de naciones en vías de desarrollo utilizan múltiples dispositivos para acceder a Internet, incluyendo teléfonos móviles, portátiles, ordenadores de sobremesa y servidores, y todos ellos requieren direcciones individuales; la tendencia es a tener más dispositivos aún conectados a Internet, como televisores, videoconsolas y reproductores multimedia
  2. Cada vez más usuarios nuevos proceden de naciones en vías de desarrollo como China, India y Brasil, lo cual se ve intensificado por el uso en especial del acceso a Internet móvil en muchos países que carecen de una buena infraestructura de telecomunicaciones
  3. El Internet de los Objetos está aumentando la presión por ofrecer conectividad, incluyendo redes inteligentes de electricidad, agua y otros servicios

Fotografia - Dublin Castle - ReadWriteWeb-esEste grupo propone una nueva tecnología, el IPv6, que afirman que facilitaría más de cuatro mil millones de direcciones para cada persona del planeta. Esto se debe a que, a diferencia del protocolo actual, que usa direcciones de 32 bits, el IPv6 usa direcciones de 128 bits.

Una de las principales preocupaciones por la reducción de la disponibilidad de direcciones IP con el protocolo actual es el efecto que tendrá sobre la economía.

El grupo afirma que “sin IPv6, las nuevas empresas startup que deseen ofrecer servicios en Internet lo tendrán muy difícil o les resultará prohibitivamente caro asegurarse el tener direcciones que se puedan enrutar de forma segura globalmente para nuevos servicios, como por ejemplo los sitios Web de comercio electrónico. Las direcciones incluso podrían convertirse en un artículo de mercado negro, lo que podría suponer un obstáculo para las empresas y haría el crecimiento de Internet significativamente más lento”.

Algunas entidades gubernamentales y comerciales en Europa y especialmente en Asia han comenzado a usar el nuevo protocolo. Sin embargo, aún queda mucho para que se adopte universalmente. Para esto hace falta ejecutar dos sistemas en tándem durante un tiempo a gran escala. Esto, a su vez, presenta el complicado problema del coste en un momento en que ni los grupos públicos ni los privados poseen mucha liquidez. Desde cambiar firewalls hasta conectar el cableado de los módems, no se trata de una empresa para tomar a la ligera.

¿Qué opinan los lectores? ¿Se trata de un problema urgente, o eventual? ¿O acaso se le está dando demasiada publicidad? Si se trata de un cambio necesario, ¿cuál es el mejor modo de realizarlo?

Fotografía del Dublin Castle por GLIC

Original: Curt Hopkins

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES