¿La gran oportunidad de Android?

Logo iPhone 4 - ReadWriteWeb en espanolLa naturaleza tradicionalmente cerrada del ecosistema del iPhone OS está en un punto de gran tensión al incorporarse dos nuevas restricciones importantes a los desarrolladores. Si ha habido un momento en que Android tenga la oportunidad de ganar a Apple en innovación, podría ser éste.

Cada día de esta semana, los desarrolladores han señalado una indignidad nueva a la que les somete el marco legal de Apple. ¿Podría resolverse esta presión mediante el auge de una atractiva oferta por parte de Android? Parece una apuesta arriesgada.

Al parecer, los creadores de aplicaciones para las plataformas iPhone y iPad ya no pueden crear trabajar en entornos de desarrollo fuera del tipo de código preferente, se cree que los servicios de analítica externos ya no tienen permiso para hacer el seguimiento del uso de aplicaciones, Apple ha creado su propia plataforma de publicidad, y el requisito esencial para obtener el permiso de Apple para introducir aplicaciones en su plataforma cada vez parece tener más que ver con el dinero.

Al mismo tiempo, nadie más ha sido capaz de crear una experiencia de usuario capaz de rivalizar con la del iPhone y iPad. Si alguien pudiese hacerlo, podría producirse una batalla épica. En lugar de eso, ahora mismo tiene mala pinta. Por el lado positivo, el número de aplicaciones de Android crece cada vez más rápido.

La angustia

El destacado desarrollador para iPhone Dan Grigsby expresó el viernes lo que podría ser un sentimiento cada vez más extendido en una entrada de despedida en la que anunciaba el cierre de su blog sobre desarrollo para iPhone Mobile Orchard:

Los entornos en los que hay que pedir permiso aplastan la creatividad y la innovación. En entornos sanos, cuando los aspirantes a innovadores/creadores identifican las oportunidades, lo único que se interpone entre la idea y su realización es el trabajo. En el entorno del iPhone OS, cuando vemos una oportunidad, primero hacemos el trabajo, pedimos permiso a Apple y después, sólo cuando dan su aprobación, podemos realizar nuestra idea.

Siempre he trabajado al límite; es donde viven las oportunidades interesantes. Ninguna de las startups que he creado hubiera sido posible en un entorno en el que tuviera que pedir permiso… No pienso trabajar más en este entorno en el que hay que pedir permiso.

Como bien expresaba Chris Messina de Google en sus mordaces reflexiones: “Se me ocurre que Apple está cruzando un abismo. Adónde se dirige, no lo sé. Sin embargo, parece estar dejando atrás a sus partidarios originales”.

Otra perspectiva: a pesar de sus problemas, el ecosistema de Apple sigue siendo el mejor

Raven Zachary, presidente de una de las principales tiendas de desarrollo de iPhone, Small Society, ofrece otra perspectiva.

Android necesita un sistema operativo mejor para que los desarrolladores de iPhone comiencen a marcharse. No me enamoré del iPhone OS por la elegancia de las condiciones legales de Apple. De lo que me enamoré es de la plataforma. Es la mejor plataforma móvil que existe, y aunque aprecio el análisis por parte de la comunidad y las duras preguntas que se están planteando, sigo comprometido con la plataforma iPhone.

Por supuesto, lo más probable es que la mayoría de los desarrolladores se quedarán donde están los usuarios, el dinero y la mejor experiencia de uso. Algunos estarán descontentos y algunos se marcharán, pero probablemente no serán tantos como para que los usuarios lo noten.

Si alguien pudiese crear un dispositivo Android capaz de competir con el hardware de Apple, y si los problemas de las diferentes versiones de Android entre distintos dispositivos se pudiesen solucionar, si el sistema operativo de Android fuese simplemente mejor… habría una oportunidad increíble para atraer a los desarrolladores y llevar finalmente a más usuarios a sus aplicaciones. Sin embargo, el iPad es realmente increíble, y para darse este cambio, hay muchas condiciones.

Sin duda, la posibilidad de que Android presente un desafío efectivo parece una apuesta arriesgada ahora mismo, ¿no es así?

Original: Marshall Kirkpatrick

Etiquetas ,

Contenidos Relacionados

Top