Análisis e-conomía

La cultura de empresa, ¿una necesidad o un cliché?

Fotografia - Nido de avispas - ReadWriteWeb-es¿Es realmente importante la cultura de empresa de nuestra startup? Sin duda lo es para el fundador de Zappos, Tony Hsieh, que describe en un artículo en Inc sus luchas con los inversores que no respetaban sus esfuerzos por cultivar un entorno de apoyo y condiciones favorables para los empleados en esta empresa. La importancia de preservar la cultura empresarial, sugiere Hsieh, motivó en parte su decisión de vender su empresa a Amazon.

Cultura de empresa: ¿una “obviedad sin sentido”?

Una startup necesita tener muchas cosas bien definidas: un equipo potente, un buen producto, y un mercado interesado en él. ¿Es la cultura empresarial otra de las cosas que necesitan definir las startups para tener éxito? ¿O acaso se trata, como afirma Dan Shapiro en una entrada de título provocador,  “una obviedad sin sentido”?

Shapiro señala que las declaraciones oficiales sobre la cultura empresarial de GE, Wells Fargo y Zillow, por ejemplo, son todas curiosamente parecidas. A pesar de que esta clase de declaración puede haberse “definido después de muchos comentarios de los empleados y mucha deliberación, y haberse diseñado cuidadosamente para capturar los elementos clave que hacen que nuestra empresa sea estupenda. También es un montón de fertilizante bien mezclado”.

Shapiro argumenta que la cultura de una empresa es lo que hace a ésta diferente, no necesariamente lo que la hace buena. En el caso de la cultura empresarial de Zappos, Hsieh está bastante convencido de que ésta es lo que hace que esta tienda de zapatos online sea estupenda. Éste escribe que “lo que nos distinguía de nuestros competidores es que ponemos nuestra cultura de empresa por encima de todo lo demás”. Estamos seguros de que siendo buenos con nuestros empleados, por ejemplo, pagándoles el 100% de las primas del seguro médico, invirtiendo intensivamente en desarrollo personal, y dando más libertad a los representantes de servicio técnico que en el típico call center, podríamos ofrecer un mejor servicio que nuestros competidores. ”

¿Qué constituye realmente una cultura de empresa?

Podría decirse que para desarrollar una cultura de comunidad positiva hace falta algo más que el mero compromiso de la asistencia médica y el desarrollo personal. Y como afirma Shapiro, a pesar de la repetición frecuente de frases hechas como “contratar a los mejores, trabajo en equipo, ética”, que la “verdadera” cultura empresarial se compone de cuatro elementos:

  1. Decisiones polarizantes
  2. Excesos
  3. Manías
  4. Disfunciones

Es cómo llevan las startups las decisiones difíciles, cómo fomentan ciertas manías o excesos, y cómo desarrollan respuestas disfuncionales a diversas circunstancias que definirán verdaderamente la cultura de la empresa.

A pesar del provocador título de “Tu cultura de empresa es una obviedad sin sentido”, no creo que Shapiro esté sugiriendo que la cultura en sí sea algo sin sentido. Más bien, los términos de moda son irrelevantes si no prestamos atención a los elementos que realmente hacen de nuestra startup un lugar estupendo (u horrible) en el que trabajar.

Por supuesto, la pregunta es inevitable: ¿qué creen los lectores que compone una buena cultura de empresa para una startup?

Original: Audrey Watters

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES