Análisis Tecnología

Como consumir noticias a tiempo real más eficazmente

Fotografia - Gato bebiendo - ReadWriteWeb-es¿Es el Internet a tiempo real haciendo que el consumo de noticias sea mejor o peor? En un artículo de la revista Wire, el autor Nicholas Carr afirma que Internet está reduciendo nuestra capacidad de comprender el contenido en la red. En una entrada aparte en su blog, Carr incluso sugiere que los sitios Web y blogs deberían separar los enlaces del cuerpo del artículo al final de éste. Aparentemente, éstos distraen a los lectores y hacen que entiendan menos el artículo. No me creo ese argumento en particular, pero está claro que necesitamos mejores estrategias para enfrentarnos a la sobrecarga de noticias. Especialmente si tenemos en cuenta que actualmente no sólo recibimos más contenido, sino que lo recibimos mucho más deprisa.

En este artículo ofrecemos ciertos consejos sobre cómo administrar nuestro consumo de noticias en esta era a tiempo real.

Cómo el Internet a tiempo real ha cambiado las noticias

El Internet a tiempo real, donde el contenido nuevo o actualizado se nos entrega instantáneamente (o casi) ha cambiado significativamente la forma de consumir las noticias. Twitter es el ejemplo más obvio. Usando Twitter podemos seguir a personas, acontecimientos o temas y recibir un flujo a tiempo real de información. Pueden ser noticias útiles o no, pero sin duda nos mantiene más al día. También podemos descubrir pequeños fragmentos de sabiduría al echar un vistazo de vez en cuando a nuestro panel de flujos de Twitter.

Busqueda por tema en Twitter - ReadWriteWeb-es

También podemos descubrir más noticias actualmente mediante nuestra red social: Facebook, blogs, recomendaciones de amigos en nuestro lector RSS y más. Gran parte de esto ahora es información a tiempo real, gracias al feed de noticias de Facebook y tecnologías como PubSubHubbub de Google, que nos permite recibir contenido por RSS casi inmediatamente después de publicarse.

El inconveniente de estas tecnologías a tiempo real es que añaden una gran cantidad de “ruido” a nuestro consumo diario de noticias. Twitter, Facebook, blogs, correo electrónico, mensajería instantánea… no falta la información dispuesta a interrumpir nuestra atención y nuestro flujo de trabajo.

La pregunta es: a pesar del aumento del ruido, ¿nos viene bien tener más noticias y más rápidas entre las que elegir? Yo diría que tener más opciones siempre es bueno, y que el desafío para el consumidor de noticias es seleccionar y escoger qué seguir, y cuándo.

Consejos para consumidores de noticias en la era de Internet a tiempo real

Hay modos de enfrentarse a la sobrecarga de información que ayudarán mucho a resolver los problemas que plantea Nicholas Carr.

La parte del “qué” de la fórmula, el escoger qué seguimos y cuándo no tiene por qué ser simplemente escoger los mejores sitios y blogs de medios de noticias. ¿Por qué no aprovechar el hecho de que las fuentes de noticias se han multiplicado y ahora resulta mucho más fácil actualizarlas? Aquí tenemos varios modos de pescar en este vasto océano de noticias de un modo inteligente:

  • Logos herramientas de feeds - ReadWriteWeb-esUsar seguidores de temas, que nos permiten suscribirnos a palabras clave o frases. Las mejores de estas herramientas exportan a RSS, por lo que podemos suscribirnos a la información de salida en nuestro lector RSS. Muchas de ellas también envían notificaciones por correo. Hace unos meses enumerábamos 10 herramientas de seguimiento de tendencias que podemos probar. La más corriente es Google Alerts, pero otras incluyen LazyFeed, Topikality y PubSub.
  • Usar agregadores de noticias como Topix, o servicios con una orientación más concreta, como Techmeme para noticias de tecnología. Estos servicios básicamente nos filtran las noticias de múltiples fuentes. Un agregador de noticias que me gusta mucho actualmente es una aplicación de iPad llamada Newsy.
  • Probar un solo feed de varias fuentes. Por ejemplo, si queremos obtener las mejores noticias del mundo, podemos crear un feed combinado de las secciones internacionales del New York Times, la BBC y el Wall St. Journal. Es tan sencillo como crear una carpeta en nuestro lector de RSS, haciendo clic en el nombre de carpeta obtendremos una sola lista navegable de todos los feeds. O podemos usar un servicio de RSS avanzado como PostRank para filtrar más.

Las sugerencias anteriores nos ofrecerán fuentes de noticias más variadas y mejor filtradas, pero no resolverán nuestro problema de comprensión si intentamos consumir todo el contenido resultante. Por lo tanto, tenemos que determinar cuándo y con qué frecuencia consultaremos estas noticias.

¿Cuándo deberíamos consultar nuestras noticias? Nuestro kilometraje puede variar. Si somos de los que se distraen fácilmente (y Carr afirma que cada vez somos más, debido al Internet), podemos probar a limitar el número de veces que consultamos Twitter, Facebook y otros flujos de información a tiempo real. Yo he decidido hace poco “desconectar” cosas como Twitter, Skype y el correo durante ciertas partes de la jornada laboral para poder centrarme en las tareas del trabajo.

Escoger de manera inteligente qué noticias seguir y cómo hacerlo.

En mi opinión, la teoría de Nicholas Carr sobre los enlaces es llevar el argumento de la sobrecarga de información un pelín demasiado lejos. Los enlaces suponen un elemento integral de la experiencia de navegación en Internet, y su inclusión por parte de los publicadores aporta significado, contexto para el lector y respeto por las fuentes de noticias originales (por no mencionar que ayuda a Google a categorizar las páginas en su enorme índice de búsqueda).

Sin embargo, no cabe duda de que es difícil centrarse y comprender verdaderamente los artículos si intentamos consumir demasiados de una sola vez.

La conclusión es que las tecnologías a tiempo real nos están aportando más noticias, más deprisa. Esto es un enorme avance en el mundo de los medios. Sin embargo, para poder enfrentarnos al aumento de volumen y velocidad, nuestro consejo es pensar bien en lo que seguimos (y cómo lo seguimos) y desactivar el flujo de entrada cuando necesitemos concentrarnos en el trabajo.

Original: Richard MacManus

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES