Análisis

Cómo son los nuevos MacBook Air 2013

Escrito por Daniel de Blas

El ultraligero MacBook Air, uno de los portátiles más conocidos y carismáticos de los de Cupertino se gana la calificación “para todos los públicos”.

Con su llegada, Apple “reinauguró” la era de los portátiles ultraligeros con un ordenador de un kilogramo de peso, con la batería integrada y que sustituía el disco duro tradicional por un disco de memoria SSD. Sin embargo, los MacBook Air, en sus primeras versiones, eran ordenadores caros y con una potencia un tanto escasa para satisfacer a quienes querían algo más que usar el correo y navegar por Internet. Pues bien, con esta revisión de la gama Air anunciada hace algunas semanas en su conferencia WWDC, Apple ha conseguido que sus ultraligeros sean máquinas casi perfectas para el trabajo diario y por fin a un precio razonable. En TICbeat hemos podido probar el modelo de 11” en su configuración básica que, si bien no tiene el aliciente de las 12 horas de autonomía que alcanza el modelo de 13”, con un precio de 1.000 euros se convierte en una opción muy recomendable como portátil de uso diario.

Más autonomía, más velocidad, mejor configuración de serie

Si ya conocías bien las características del MacBook Air, debes saber que en esta revisión no ha cambiado en exceso, pero sí lo suficiente para hacer al portátil mucho más interesante. Lo más importante, desde nuestro punto de vista, es que la configuración base, con 128 GB de disco SSD y 4 GB de RAM tiene ya una muy buena relación precio prestaciones. A esto ayuda también el aumento de velocidad que proporcionan los nuevos procesadores y la nueva arquitectura de discos SSD, así como el aumento de la autonomía que pasa de 7 a 9 horas (y hasta 12 horas en el modelo de 13”) y que convierten al MacBook Air en una máquina casi perfecta para quienes andan siempre de aquí para allá. Y decimos casi perfecta porque todavía hay un par de detalles de este MacBook Air, sobre todo en el de 11”, que creemos que Apple debería mejorar.

Por fuera

Exteriormente, apenas hay cambios en los nuevos MacBook Air. La máquina de 11” mantiene su kilo de peso y su inteligente construcción en aluminio esculpido con forma afilada que le dan una rigidez extraordinaria y que hacen que llevar el MacBook de un sitio a otro sea una delicia. La pantalla, con panel LED IPS, muestra el mismo excelente brillo, contraste y nitidez de las pasadas versiones. Y este es el primero de esos detalles que Apple debería revisar, porque con 11 pulgadas y una resolución de 1.366 x 768 píxeles, aunque suficiente para la mayoría de las tareas, se hace un poco escasa para trabajar cómodamente con aplicaciones para fotografía, música, vídeo, etc., o incluso para navegar sin tener que hacer muchos desplazamientos. Además, el marco de la pantalla, de 2 cm de anchura, parece casi estar pidiendo que Apple se decida a incorporar una pulgada más de panel para aprovechar al máximo la superficie del equipo. Como muchos habrán pensado ya, el problema sería que en ese caso Apple debería revisar su modelo de 13” ya que la diferencia entre ambos equipos se haría mucho menos notable (aunque el modelo de 13” tiene una resolución de 1.440 x 900 píxeles, cercana a la de una pantalla de 14” (de hecho es la misma resolución que tiene la pantalla del MacBook Pro de 15 pulgadas en el modelo “no Retina”).

En cuanto la construcción, otros detalles que llaman la atención, son la casi inapreciable rendija posterior (al estar integrada en la espina posterior del equipo) que sirve de salida de aire y para dar salida a al sonido de los altavoces internos.

Conectividad

En los laterales, como es conocido desde hace algunas revisiones, contamos con dos puertos USB 3.0, el conector magnético de alimentación Magsafe, un puerto Thunderbolt de alta velocidad para pantallas o discos de alto rendimiento, así como la ya habitual conexión híbrida de auriculares y micrófono que usa Apple, y que permite no sólo dar salida al sonido sino grabar audio o usar aplicaciones de videoconferencia usando los mismos auriculares con micrófono y manos libres de los iPhone. El único detalle que es novedad se encuentra en dos pequeños orificios que utilizan los dos micrófonos internos del equipo y que permiten llevar a cabo labores de reducción de ruido en conversaciones o sencillamente grabar en estéreo. En conjunto, la conectividad cableada es suficiente para una máquina tan compacta como el MacBook Air de 11”, aunque es una pena que Apple no haya encontrado cómo encajar la ranura para tarjetas SD que sí está en su equipo de 13 pulgadas de la misma familia y que siempre viene bien cuando haces fotos o grabas vídeo con una cámara (o sencillamente para tener una forma más de almacenar y traspasar datos desde y hacia el equipo).

Otros detalles interesantes del equipo son la cámara frontal “FaceTime HD” que puede grabar vídeo con resolución 720p, el teclado de tamaño completo con retroiluminación (de hecho es igual que el que incluyen los equipos de mayor tamaño a excepción de las teclas de función) y el grandísimo trackpad de cristal con soporte para gestos con varios dedos. Estos últimos elementos, trackpad multi táctil y teclado, hacen que el manejo del equipo sea muy cómodo y que, salvo por la pantalla, no tengamos sensación alguna de estrechez.

En la práctica

Con la incorporación de los nuevos procesadores Intel de cuarta generación (Haswell), una nueva unidad de gráficos integrados Intel HD 5000, y discos SSD más rápidos (y más generosos en la configuración de serie), así como la mayor cantidad de RAM de serie (4 u 8 GB) el funcionamiento del MacBook Air de 2013 se podría definir como sorprendentemente ágil. Si vienes de un MacBook Air de hace sólo un año, no vas a notar mucha diferencia (sobre todo si comparas las mismas configuraciones), pero si has usado uno de hace más tiempo comprobarás como el comportamiento es mucho más fluido. En nuestras pruebas de rendimiento, el MacBook Air resultó más o menos el doble de rápido que el modelo de 2011 y con un rendimiento similar a un MacBook Pro de 15 pulgadas con procesador Core i5 de hace un par de años, aunque en este caso, para ser justos hay que indicar que el MacBook Air ofrece bastante menos potencia en su CPU y en su sistema gráfico integrado, aunque saca muchos enteros por la velocidad de su disco SSD. Esta velocidad del disco de estado sólido es la que hace también que las tareas de abrir aplicaciones, guardar documentos, etc., sean muy rápidas, lo que hace que el equipo “se sienta” muy ágil (ya que son el tipo de tareas que más hacemos).

Una nueva Wi-Fi

Otro de los elementos que Apple ha revisado en los nuevos MacBook Air es la conexión Wi-Fi que ahora soporta el estándar 802.11ac (compatible con las normas anteriores) y que permite un mayor alcance y una mayor velocidad en la conexión inalámbrica, aunque para aprovechar  esta característica es necesario que tu equipo de red (el router) sea también compatible con esta norma. Parece ser que algunos usuarios han tenido problemas con la conexión Wi-Fi de los nuevos Air (con pérdidas intermitentes de la conexión), y Apple ha admitido que está tratando trabajando con los equipos problemáticos para, probablemente, resolver el asunto con una actualización del software (firmware) del equipo. En la unidad de pruebas que hemos podido usar durante cerca de dos semanas, no experimentamos ningún síntoma de que la conexión Wi-Fi fuese inestable, funcionando siempre de forma correcta con un alcance y velocidad excelentes.

Siempre dispuestos

En cuanto a la autonomía, gracias los nuevos chips de Intel que monta el equipo y las nuevas baterías, los MacBook Air pueden presumir de ser los portátiles que más tiempo pueden funcionar con una carga de su batería interna. En el modelo de 11” la autonomía declarada por Apple es de 9 horas y, aunque depende del uso que hagas el equipo, por lo general no es difícil alcanzar esa cifra, lo que unido al eficiente reposo que integran los MacBook Air (puedes tenerlos semanas en reposo sin que apenas afecte a la batería) hace que tengas el ordenador siempre dispuesto y con posibilidad de afrontar sin problemas una jornada completa de trabajo.

Conclusión del análisis del MacBook Air 2013

El MacBook Air nació como una máquina poco potente y cara para quienes buscaban la máxima ligereza, pero con el tiempo se ha convertido en una de las mejores opciones de Apple para el trabajo diario y a un precio bastante razonable. Evidentemente, a su lado, los equipos como el MacBook Pro Retina con sus potentes procesadores Core i7 de cuatro núcleos “vuelan”, pero si no vas hacer tareas de edición de vídeo, sonido o tareas muy exigentes, los nuevos Air con sus discos más rápidos y sus configuraciones de serie más generosas cumplen perfectamente. En cuanto al modelo de 11 pulgadas, no podemos dejar de pensar que con una pulgada más de panel y la ranura SD que tiene su hermano mayor, este MacBook Air sería el ordenador que sueñan muchos usuarios con la máxima portabilidad y sin renunciar a nada. Si eres de los que dudas entre un iPad o un portátil, no dejes de echar un vistazo a los MacBook Air porque son un duro competidor en ligereza y autonomía, y aunque no tengan “la magia de las apps táctiles”, son una apuesta más segura para el trabajo diario.

Lo mejor: Ligereza y autonomía. Teclado retroiluminado completo. Construcción y materiales. Relación precio prestaciones de la configuración base.

Lo peor: La pantalla de 11 pulgadas es algo pequeña para trabajar cómodamente con algunas aplicaciones.

Características principales

  • Procesador: Core i5 de Intel de doble núcleo a 1,3 GHz (Turbo Boost de hasta 2,6 GHz); opción de configuración con Core i7 de Intel de doble núcleo a 1,7 GHz (Turbo Boost de hasta 3,3 GHz).
  • Pantalla: Pantalla LED de 11,6” con resolución de 1.366 x 768 píxeles o pantalla LED de 13,3” con resolución de 1.440 x 900 píxeles.
  • Capacidad de disco: 128 GB de almacenamiento flash (SSD) en configuración de serie; 256 GB opcionalmente.
  •  Sistema gráfico: Gráficos Intel HD 5000 integrado en placa. Capacidad para doble monitor y vídeo en espejo: admite simultáneamente la resolución nativa completa en la pantalla integrada y hasta 2.560 por 1.600 píxeles en un monitor externo.
  • Salida de vídeo Thunderbolt. Compatible con HDMI, DVI o VGA mediante adaptador.
  • Cámara: Cámara FaceTime HD con resolución 720p.
  • Conexiones: Dos puertos USB 3.0, puerto Thunderbolt (hasta 10 Gb/s), toma de corriente MagSafe 2, ranura para tarjetas SD (sólo en modelo de 13″).
  • Conexión inalámbrica: Wi-Fi 802.11ac compatible con las normas 802.11a/b/g/n. Conexión Bluetooth 4.0.
  • Sonido: Altavoces estéreo, doble micrófono, toma para auriculares compatible con los auriculares de Apple con mando y micro para el iPhone.
  • Teclado: Teclado retroiluminado de tamaño estándar con 79 teclas, 12 de función y 4 de flecha, y sensor de luz ambiental. Trackpad con tecnología multi táctil. Permite pellizcar, girar, deslizar, deslizar con tres y cuatro dedos, tocar, tocar dos veces y arrastrar.
  • Batería: Hasta 9 horas de navegación inalámbrica y 8 horas de reproducción de películas (en el modelo de 11”). Hasta 12 horas de navegación inalámbrica y 10 horas de reproducción de películas (modelo de 13”). Hasta 30 días de autonomía en reposo.
  • Precio configuración base: 1.029 EUR (modelo 11”); 1.129 EUR (modelo 13”).

Sobre el autor de este artículo

Daniel de Blas

Periodista especializado con más de 18 años de experiencia en tecnología. He sido director de publicaciones como Macworld (dedicada al mundo Apple) o TechStyle (dedicada a electrónica de consumo).