Análisis

Cinco fuentes de financiación en fase inicial para startups

Fotografia - Hucha - ReadWriteWeb-esTener suficiente dinero es algo crucial para el éxito de una startup, y la falta de financiación es uno de los principales motivos de fracaso de empresas nuevas. Los emprendedores subestiman demasiado a menudo la cantidad de dinero que van a necesitar, no sólo para empezar, sino para seguir adelante. Aunque nos interesa poder obtener le dinero que necesitamos, no siempre es práctico o posible o incluso aconsejable buscar financiación de VCs directamente.

Sin embargo, sí necesitamos suficiente dinero para mantener en marcha a nuestra startup durante un período inicial, hasta que podamos mantenernos o estar en una posición que nos asegure una inversión mayor. A pesar de la idea de que nunca nos basta la financiación para nuestra empresa, es importante recordar que a veces estas primeras inversiones pueden ser bastante pequeñas. En otras palabras, no necesitamos tener ni pedir millones de euros.

A la hora de decidir el método que vamos a seguir al considerar nuestras fuentes de financiación, hay muchas cosas que tener en cuenta. ¿Tenemos otra fuente de ingresos, por ejemplo? ¿Cómo podría afectar esta primera financiación a nuestra estrategia de salida? ¿Qué impacto tendrá sobre la evaluación de nuestra empresa por parte de futuros inversores? Hay que señalar que en estos casos no existe una sola respuesta universalmente correcta, ya que los diferentes tipos de negocio pueden tener más o menos éxito con diferentes opciones.

Éstas son algunas de las opciones que tenemos para obtener la primera financiación para nuestra startup:

1) Autofinanciar nuestra startup usando nuestros propios activos y nuestro patrimonio. Esto puede incluir dinero obtenido mediante una segunda hipoteca, recurrir a nuestros ahorros y liquidar fondos de inversión y jubilación. Aunque puede ser poco prudente, a veces es necesario recurrir a las tarjetas de crédito, para compras relativas a la empresa o para generar efectivo. Como advierte Bernard Lunn, “recuerda: vas a necesitar más capital del que piensas”.

2) Reinvertir los propios ingresos de la empresa en ella misma sin ayuda externa (incluyendo nuestros propios fondos personales). En su entrada “El arte del bootstrapping”, Guy Kawasaki ofrece estos consejos: Centrarnos en el flujo de efectivo, no en la rentabilidad. “Si sabemos que vamos a tener que sobrevivir con los ingresos de la empresa, deberíamos crear una con pocos requisitos de capital inicial, ciclos de ventas cortos, periodos de pago cortos e ingresos recurrentes”. No debemos preocuparnos por perfeccionar nuestro proyecto. Debemos preocuparnos por vender nuestro proyecto. Es mejor mantener una plantilla reducida.

3) Pedir dinero a amigos y familiares. Aunque podemos optar por ofrecerles una participación, también podemos pedirles simplemente un préstamo. Independientemente de si es un préstamos o una inversión, siempre es recomendable tener por escrito las condiciones del acuerdo, aunque estemos pidiendo prestado a mamá.

4) Buscar un inversor ángel. A diferencia de nuestros amigos y familia, un inversor ángel nos pedirá una participación en nuestra startup. Según un estudio reciente que cita Liz Gannes, el volumen de inversiones tipo ángel en EE.UU. subió un 33% en el primer trimestre de 2010 en comparación con el mismo período el año pasado. De hecho, al haber cierto declive en la financiación de VC, cada vez son más los emprendedores que recurren a los inversores ángeles. Para encontrar inversores ángeles, podemos consultar la AngelList de Venture Hacks. Debemos buscar eventos públicos patrocinados por inversores ángeles en nuestra zona y desarrollar relaciones empresariales que puedan ayudarnos a conocer a posibles inversores de este tipo.

5) Solicitar la entrada en una incubadora de startups. Las incubadoras de fondo semilla cada vez son más populares, a medida que las empresas de capital de riesgo ayudan a organizar programas para apoyar las oportunidades de financiación y orientación para startups. Algunas de las incubadoras más famosas son YCombinator, TechStars, Capital Factory y SeedCamp. Si estamos considerando el dirigirnos a un programa de incubadora, nos vendrá bien consultar los consejos de Chris Cameron para investigar y redactar nuestra solicitud.

Por supuesto, también podemos saltarnos todas estas posibilidades de financiación inicial y dirigirnos directamente a capitalistas de riesgo. ¡Buena suerte!

Original: Audrey Watters

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES