Análisis Tecnología

Qué hacer si Chrome se estropea por las extensiones

Logo Google ChromeAhora que Google Chrome ha entrado en el mundo de los navegadores totalmente extensibles, al añadir sus extensiones y scripts de Greasemonkey hace poco, es probable que nuestros lectores estén explorando sus librerías y personalizándolo hasta dejarlo a su gusto. Sin embargo, con ello llega lo inevitable: los fallos del navegador.

Aunque Google Chrome no tiene un modo seguro como Firefox o Windows, sí que ofrece otra opción con la misma funcionalidad y que puede ahorrarnos muchos problemas.

La gente del blog Google Operating System son los que han publicado este truco, y hemos pensado que valdría la pena compartirlo con nuestros lectores.

Si alguna vez te has encontrado en la desagradable situación de tener una versión rota de Chrome y no quieres desinstalar y empezar de nuevo, en su lugar puedes lanzar Chrome usando el “modo incógnito” que deshabilita las extensiones y permite desactivar las malas.

Crear un acceso directo para lanzar Chrome en modo incógnito es un sencillo proceso en cuatro pasos:

  1. Acceso directo a Chrome incognitoRecomendamos hacer primero una copia del acceso directo, de manera que también podamos acceder al navegador de forma normal una vez que hayamos resuelto el problema que tuviésemos.
  2. Encontramos nuestro acceso directo copiado, hacemos clic en él con el botó derecho y seleccionamos “Propiedades”.
  3. Seleccionamos el campo “Objetivo “ y añadimos “–incognito” al final del comando.
  4. Hacemos clic en “Aplicar” y después en “Aceptar” para guardar los cambios.

Ahora, lo único que nos queda es hacer doble clic en el acceso directo editado para entrar en Chrome en “modo seguro”. A partir de aquí no tendremos más que introducir “chrome://extensions/” (sin las comillas) en la barra de navegación para editar las extensiones.

Si no tienes claro qué extensión ha estropeado Chrome, simplemente deshabilítalas todas y ve pasando de modo normal a modo “incógnito” hasta que se estropee de nuevo.

Original: Mike Melanson

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES