Análisis e-conomía

Cómo buscar consejeros para nuestra startup

Fotografia - Buhos - ReadWriteWeb-esPor mucho cuidado que pongamos en crear nuestro equipo fundacional, al comenzar nuestro negocio se nos plantearán preguntas que harán que queramos dirigirnos a otro lugar en busca de consejos. Además es muy bueno tener un grupo cuidadosamente seleccionado de personas a quienes podamos recurrir en busca de ayuda: nuestra Junta Consultiva.

Como señala Bernard Lunn, redactor de ReadWriteWeb, “Podemos tener cualquier númejo de consejeros, amigos y familia, a quienes recurrimos informalmente para recibir consejos, y que no esperan nada más que nuestra amistad a cambio. Sin embargo, usamos Consejeros con “C” mayúscula para referirnos a cualquiera que tenga una relación oficial y compensada son la empresa”.

A quién preguntar

Al crear una Junta Consultiva, querremos seleccionar a personas que aporten conocimientos y credibilidad y que tengan el tiempo y la disposición para ayudarnos.

Es importante que los miembros de nuestra Junta Consultiva tengan alguna experiencia dentro del campo de nuestra startup, y es bueno escoger a gente que haya tenido éxito como emprendedores. Los miembros de nuestra Junta Consultiva también deberían poder hablar desde la experiencia sobre los desafíos y los éxitos que supone el ser ejecutivo. En otras palabras, nuestra Junta Consultiva no deben componerla nuestro abogado y nuestro contable. Al segundo le pagamos por sus consejos profesionales. Aunque podemos ofrecer a los miembros de nuestra Junta Consultiva alguna compensación, sus función principal es la de ofrecer orientación, no asumir una responsabilidad fiduciaria.

A la hora de crear la Junta Consultiva, debemos intentar recurrir a áreas en las que nuestra startup requiera más asesoramiento. Nos interesa equilibrarla y asegurarnos de que su composición complemente a nuestro equipo fundacional.

Podemos dirigirnos informalmente a posibles miembros, pero deberíamos preparar un acuerdo formal por escrito para finalizar el trato. Lunn recomienda que éste sea una invitación formal que también incluya el resumen de nuestro plan de negocio, los objetivos y el enfoque de la Junta Consultiva, y las expectativas en cuanto a la duración y el nivel de compromiso y participación.

Buscar asesoramiento

Debemos hacer buenas preguntas que aprovechen la experiencia que aporta nuestra Junta Consultiva. Antes de una reunión formal con ésta debemos enviarles un resumen de los problemas a los que nos estamos enfrentando. De este modo, todo el mundo en la reunión está preparado para debatir las cuestiones primordiales que se presentan. (Y podemos escuchar sus consejos, que es la finalidad.)

Seguimiento y ejecución

Es bueno mantener la comunicación con nuestra Junta Consultiva más allá de nuestras reuniones en persona. Tras una reunión de la junta, podemos hacer un seguimiento con sus miembros indicando específicamente cómo vamos a utilizar sus consejos para dar forma a nuestra estrategia.

Tener cuidado a la hora de crear nuestra Junta Consultiva nos compensará a la larga, ya que podremos trabajar con gente que aportará credibilidad, conocimientos y experiencia a nuestra startup. Además, a medida que madura nuestra startup, los miembros de la Junta Consultiva también son buenos candidatos para puestos más formales como en la Junta Directiva.

Original: Audrey Watters

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES