Análisis General Tecnología

Browser Ballot: la guerra de los navegadores

GuerraYa ha pasado algo más de un mes desde que, en cumplimiento de una resolución de la Comisión Europea, los ordenadores con Windows Vista y Windows 7 ofrecieran a sus usuarios la posibilidad de elegir entre 12 navegadores web. Hemos mirado nuestras estadísticas para ver el efecto, y no podemos estar más sorprendidos. Nuestros datos no han de tomarse como significativos -por el tipo de usuario lector y porque seguimos creciendo muy fuerte (¡Gracias!)- pero, en cualquier caso, son un ejemplo más.

Ballot Browser

Cuota de navegadores en ReadWriteWeb.es

Hemos querido comparar los porcentajes de visitas desde cada navegador (y sistema operativo), el mes de febrero, antes de la elección forzosa de navegador, contra el mes de marzo, justo después. Los números absolutos son lo de menos -todos los navegadores crecen, como las visitas- pero Chrome pasa de representar algo menos de un 20% a representar el 60% de nuestras visitas totales.

También es reseñable cómo Internet Explorer ha reducido su cuota hasta representar sólo el 13% de nuestras visitas, y cómo Firefox, en vez de crecer, como se sospechaba, baja también y pasa de liderar el ranking y representar un 45% a un modesto 21%.

Estadísticas de navegadores febrero 2010 Estadísticas navegadores marzo 2010

Estadísticas de febrero 2010 y marzo 2010

Suponemos también que el hecho de que saliera hace relativamente poco nuestra propia extensión de Google Chrome -que  está teniendo mucho éxito y que os recomendamos probar– también tendrá que ver con una variación tan brusca y que no se corresponde en absoluto con lo que ha pasado, en general, en Internet.

La guerra de los navegadores

Más allá de ReadWriteWeb.es las cosas son una versión muy suavizada de nuestras estadísticas, por no decir que algo totalmente distinto.

La Primera Guerra de Navegadores enfrentó, durante los 90, a Internet Explorer y a Netscape, con una derrota absoluta del segundo. Después, cómo el fenix que resurge de sus cenizas, la liberación del código de Netscape dio origen a lo que hoy conocemos como Firefox. De hecho, su primera versión se llamó Phoenix, después pasó a ser FireBird y, por último, Firefox.

Firefox ha sido la joya de la corona del software libre, su ariete. Desde el principio de su desarrollo ofreció lo que nadie más ofrecia: un navegador gratuito, rápido, seguro, sólido y con las últimas innovaciones -que normalmente, todo hay que decirlo, desarrollaban los de Opera, que en esa época tenía anuncios en su versión gratuita-.

Internet Explorer comenzó la Segunda Guerra de Navegadores con una cuota cercana al 100%. El éxito de Firefox, impulsado por la comunidad del software libre y su evidente superioridad ha venido muy poco a poco. Hoy , eso sí, tiene una cuota de uso mundial en torno al 30%, muy por encima de Safari y Opera.

Pero entonces apareció Google Chrome para ofrecer lo mejor de cada navegador en una interfaz super sencilla. Y está atrayendo usuarios de todos los demás navegadores. Chrome es el único que crece mucho y muy rápido, y es el único que está quitando usuarios a Firefox -en general muy fieles- de manera significativa.

Nadie esperaba un nuevo contrincante a estas alturas, pero Chrome ha conseguido en apenas año y medio posicionarse en tercera posición y como el rival más temible para el resto de navegadores. Los dos grandes aún lo tienen lejos, pero se acerca a velocidad de vértigo.

Estadísticas globales de navegadores. Febrero 2010
Estadísticas globales de navegadores. Febrero 2010. Fuente: W3Counter
Estadísticas globales de uso de navegadores. Marzo 2010. Fuente:  W3Counter
Estadísticas globales de uso de navegadores. Marzo 2010. Fuente: W3Counter

¿Qué nos jugamos los usuarios?

Muchos recordamos todavía las terribles consecuencias que tuvo para el desarrollo web, y, por extensión el desarrollo de Internet en general, el monopolio de Internet Explorer. La creación de páginas webs todavía es un suplicio si quieres mantener compatibilidad con IE6, que, aunque sorprenda, sigue siendo el tercer navegador más usado si contamos también las versiones de cada uno, aunque en caida libre -y más aún desde que Google dejó oficialmente de desarrollar contando con él, certificando su “entierro”-.

Desarrollar alguno de los navegadores más usados no es simplemente una cuestión de prestigio. Te permite controlar en buena medida qué tecnologías se adoptan y, por así decirlo, conducir en cierta manera por dónde crece, o no, Internet. Es lo que ha pasado con el nuevo standard HTML5 y la tecnología de encapsulamiento y compresión de video para streaming. Se ha optado para el standard por unos codecs no libres y por los que hay que pagar royalties, condenando el futuro de Firefox.

Fotografía: Dunechaser

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.